Ir a contenido

INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Imputados 50 cirujanos por el escándalo de las prótesis defectuosas de Traiber

Entre los acusados, de 20 clínicas y hospitales, está Miquel Vilardell, expresidente de los médicos de Barcelona

RAFAEL MORALES / TARRAGONA

Registros de la guardia civil en el caso Innova a Reus. En la foto: el hospital Sant Joan de Reus..

El hospital Sant Joan de Reus, durante un registro por el caso Innova. / XAVI MOLINER

Medio centenar de cirujanos ortopédicos y de otras especialidades de más de 20 hospitales catalanes han sido imputados en la pieza separada del 'caso Innova' de Reus que investiga presuntas irregularidades en la fabricación e implantación de prótesis de rodillas y cadera, principalmente, por parte de la empresa reusense Traiber. El juez, además de al fundador y propietario de Traiber, Luis Márquez, también ha imputado a una docena de empleados de la empresa, desde operarios a personal de oficinas y dos ingenieros.

En un auto dado a conocer este miércoles por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), el juez Diego Álvarez de Juan, del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus (Baix Camp), hace una lista de casi medio centenar de especialistas médicos que presuntamente cobraron comisiones ilegales de Traiber como compensación por "colocar sus prótesis". También señala que algunos de ellos incluso participaron de las presiones a los órganos de contratación para que "se colocasen prótesis de manera indebida".

DOCUMENTOS COMPROMETEDORES

El magistrado destaca como “especialmente relevantes” algunos documentos encontrados en los registros realizados en la empresa y dos domicilios de Luis Márquez, responsable de Traiber. En unas anotaciones manuscritas se refiere al pago de una viaje a Egipto para tres médicos en el 2008 y lo justifica como un regalo “para tapar la boca por el fallo del cotilo”, nombre que recibe una de las piezas de las prótesis. También escribe: “Hablar con Vilardell para ver código deontológico para colocar 50% de Traiber”, en una anotación en la fecha 28 de diciembre del 2011, que probablemente se refiere al entonces presinte del Colegio de Mèdicos de Barcelona, Miquel Vilardell. Para destacar el posible tráfico de influencias y la facilidad que tenía Márquez para relacionarse con altos cargos, el auto se refiere al contenido de una agenda en la que se consignan entrevistas con el anterior conseller de Empresa i Ocupació, Xavier Mena; el de Salut, Boi Ruiz; y otros altos cargos políticos como el alcalde de Reus, Carles Pellicer.

Además de los principales hospitales de Tarragona (Sant Joan de Reus, Joan XXIII y Santa Tecla), la larga relación contra los que el juez ha ampliado el procedimiento afecta a especialistas de la mayoría de hospitales y clínicas, tanto públicos como privados, de Barcelona y Girona. También imputa a Miquel Vilardell, que fue presidente del Col·legi de Metges de Barcelona entre el 2010 y el 2014.

El juez acusa a los imputados de haber participado en presuntos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos, alteración del precio en concursos y subastas públicas, tráfico de influencias, cohecho, omisión del deber de perseguir delitos, delito societario, fraude a la administración, estafa, corrupción entre particulares, falsedad documental, contra la salud pública y blanqueo de capitales. “Una cosa queda clara: ya en el 2008 había problemas con las prótesis y el instrumental de Traiber, así como con alguna inspección de sanidad”, explica el auto judicial.

INSPECCIONES BAJO SOSPECHA

En  la parte dispositiva del auto, el juez requiere a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y la Generalitat para que “en la mayor brevedad” respondan con un 'sí' o un 'no' si realizaron alguna inspección en Traiber desde su constitución hasta el 17 de septiembre del 2014, fecha en que cesó su actividad.

El juez del 'caso Innova', que investiga presuntas irregularidades en el antiguo conglomerado de empresas públicas del Ayuntamiento de Reus (Baix Camp), ha hecho públicos hoy más de 60 nuevos imputados que se suman al medio centenar que ya existen en las 14 piezas separadas que por el momento tiene el caso.

LA INVESTIGACIÓN

Traiber presentó en febrero del 2014 un concurso voluntario  de acreedores y fue obligada a cesar en su actividad en noviembre del mismo año debido a la la alarma que había generado. El caso se empezó a conocer a raíz del registro que ordenó el juez en abril de este año en la sede de la empresa y en dos domicilios del propietario. Además de Márquez, también fueron detenidos Teresa Gomis, que entonces era primera teniente de alcalde en el gobierno municipal que presidía y sigue presidiendo Carles Pellicer (CiU), y el exdirector general de la empresa municipal Sagessa, Joan Benet. En mayo también fue llamado a declarar en calidad e imputado Marc Arza, que sigue en el equipo de Pellicer y entonces era concejal de promoción económica.

La alerta sanitaria que provocó la empresa Traiber a finales del 2014 obligó a poner bajo vigilancia a más de 6.000 pacientes de todas España que podrían haber recibido alguna de las prótesis defectuosas de la empresa catalana. Varios pacientes perjudicados se han ido personando en la causa y en al menos dos casos se le han extraído prótesis en presencia de un forense que las puso en manos de especialistas de la Universitat Politècnica de Catalunya para que realizara un informe pericial. En el auto hecho público hoy el juez también advierte que las indemnizaciones que se deriven del caso pueden ser "inusitadas".

0 Comentarios