Ir a contenido

Gente corriente

David Muñoz: «Quiero explicar cómo está el mundo del billar español»

Mauricio Bernal

-Mi hermano; por él descubrí este mundo. Yo tenía 8 años y él me recogía en casa y me llevaba a la sala de billar a verle jugar.

-Esto en Ciutadella, ¿no?

-En Ciutadella, en Menorca, sí. Donde yo nací. La sala se llamaba Club Pocket Sa Rotonda y era una de las dos que había en la isla.

-Pero usted era un niño. ¿Qué decía su madre de que su hermano lo llevara al billar?

-No decía nada. La sala estaba apartada del bar, allí no se fumaba, no se hacía casi nada más que jugar. Además, estaba con Kiko.

-Imagino que su primer torneo lo jugó a una edad precoz.

-A los 8 años, el campeonato del club. Solo recuerdo que había un montón de gente y que yo jugaba contra una chica. ¡Y le gané! O eso creía yo. Había metido la negra pero en la misma jugada había metido la blanca, y yo no sabía que si metías la blanca perdías la partida. Yo estaba eufórico, hasta que alguien me dijo: «Oye, ganó la chica». Eso sí, al final del día me llevé el trofeo de ganador.

-Ah. ¿Ganó? No, pero…

-La chica me había sacado. Pero el ganador no estaba en la entrega de premios, y dijeron: «Venga, tú, el que metió la blanca». Como era el más pequeño, y había debutado…

-¿Y después de eso?

-Después de eso lo único que quería era jugar. Desde los 10 años ya entrenaba con regularidad, tres, cuatro veces a la semana.

-No me extraña que fuera un campeón joven. Recuérdeme, ¿a qué edad fue?

-A los 14 años. En el 2006, en tercera categoría. El año anterior había participado en mi primer campeonato de España, pero ahí no hice nada, pagué la novatada. Una sala imponente, la de Sevilla, había más de  100 mesas entre pool, carambola y snooker.

-Explíqueme por qué ganó. Quiero decir, lo que hacía de usted un buen jugador.

-Bueno, gané por mi buena puntería, evidentemente, y por mi habilidad para controlar la blanca, pero sobre todo por la serenidad, por el temple. Con 14 años tenía más serenidad y temple que otros jugadores que eran mayores que yo. Tenía un billar estratégico que a esa edad es difícil tener.

-Entiendo que a nivel de competición fue su mayor logro.

-Sí, volví a participar en los campeonatos de España del 2007, 2008 y 2009. Subí de categoría hasta llegar a primera, pero ahí no llegué muy lejos. Descubrí que hay que trabajar mucho para ganar en primera.

-¿Lo dejó?

-Sí, a los 17 años llegó el momento de aparcar el billar y venir a Barcelona a estudiar, a ser periodista, que era mi sueño. Además, el billar estaba estancado en Menorca.

-Pero, ¿no volvió a jugar?

-No hasta el verano pasado, que descubrí un local muy bueno en Terrassa. El Strike Pool. Ahora compito a nivel de clubs en el Catalunya Pool Tour y no me va mal, he vuelto a sentir que tengo camino. La idea es seguir jugando, a ver hasta dónde llego.

-¿Y el periodismo?

-No lo abandono: acabo de poner en marcha una web, una revista digital sobre billar. La he bautizado thebillartist.com. Mi pasión es el billar y mi oficio es el periodismo, y esto es lo que quiero hacer. Quiero, sobre todo, entender y explicar lo que hay detrás, más allá de la competición.

-¿No se hace ya?

-En España hay dos o tres blogs que hacen jugadores, pero no hay contenidos de fondo. Yo quiero explicar cómo está el mundo del billar en España, básicamente.

-Hablando de su juego, ¿recuperó el nivel de sus 14 años?

-Al inicio notas que has perdido algo. Pero lo que tenías lo recuperas en un mes.

0 Comentarios