Ir a contenido

IDEAS ORIGINALES

Un joven encuentra trabajo gracias a un proyecto basado en la teoría de los seis grados

'El viaje de mi tarjeta' consistía en enviar tres distintas para que fueran pasando de mano en mano hasta llegar a alguien interesado en contratarle

LUANA VALLS / Barcelona

Encontrar trabajo hoy en día es una tarea ardua y parece que ir dejando currículos a la espera de una llamada es una opción con unos resultados cada vez más pesimistas. Ante este panorama, Michiel Das, un joven de origen belga pero residente en Barcelona desde hace años, ingenió una curiosa manera para buscar empleo.

A partir de la teoría de los seis grados, que se basa en que todo el mundo está conectado a través de seis contactos, inició un proyecto llamado 'El viaje de mi tarjeta' que consistió en entregar a tres amigos tres tarjetas suyas con toda la información necesaria  para que fueran pasando de mano en mano. El objetivo, que llegaran a alguien que pudiera ofrecerle un puesto en el área de márquetin o en redes sociales.

Gran éxito

Lo que al principio empezó como un pequeño experimento acabó siendo una gran solución para Das, que finalmente encontró trabajo en la empresa SEAT como 'employer branding', que consiste en dar información sobre cómo se trabaja en la empresa para mejorar su imagen. El proyecto surgió después de ir a una conferencia donde se hablaba de la teoría de los seis grados y de ver en Facebook como un chico había hecho una tarjeta divertida para promocionarse. "Consiguió más de 6.000 visitas y pensé que era una buena idea", explica Das.

Fue entonces cuando diseñó sus propias tarjetas que fueron viajando por Catalunya y España, recorriendo un total de 1.412 quilómetros, hasta que un amigo suyo que participaba en el proyecto le informó sobre dicha oferta de trabajo. En esta novedosa iniciativa participaron un total de 16 personas, entre ellas el joven emprendedor, Pau García-Milà y el humorista catalán, Andreu Buenafuente, que actualmente aún tiene una de las tarjetas.

"Quiero probarlo"

La idea de Das ha llegado lejos y desde que la puso en marcha ha recibido varios correos de gente que quiere imitarle y poner en circulación sus propias tarjetas. "Un chico de Colombia me pidió permiso para probarlo y obviamente le dije que adelante", afirma. Ahora, que ya ha encontrado trabajo gracias al proyecto, solo queda por ver lo que lejos pueden llegar. "Me gustaría verlas en América", comenta entre risas.  

Más de 2.500 visitas

Das creó una página web para explicar su proyecto e ir informando de los progresos a sus seguidores y para poder controlar el paradero de sus tarjetas. Así, pidió a la gente que cuando la recibiera le enviase un mensaje y con dicha información, creó un mapa donde aparecían los distintos lugares por donde habían pasado. Hasta ahora ha conseguido más de 2.500 visitas. También abrió una cuenta en Twitter y empezó a difundir su iniciativa con la etiqueta #elviajedemitarjeta y una página en Facebook que cuenta con más de 800 "me gusta". 

0 Comentarios