Ir a contenido

INFORME ANUAL SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL MUNDO

Amnistía critica el abuso de la fuerza por parte de los Mossos en el desalojo de la plaza de Catalunya el 27-M

La oenegé considera que los recortes del Govern han cruzado la línea roja de los derechos ciudadanos

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado en su informe anual sobre los derechos humanos en el mundo, presentado el miércoles en Londres, el "uso excesivo de la fuerza" por parte de los Mossos d'Esquadra en las manifestaciones del movimiento 15-M y en protestas estudiantes. La oenegé hace especial mención del desalojo de la plaza de Catalunya el 27 de mayo del 2011, cuando los agentes antidisturbios cargaron contra los indignados.

El informe se hace eco de informes médicos de manifestantes heridos y de imagenes de vídeo en las que los agentes "golpearon con sus porras a manifestantes aparentemente pacíficos y les dispararon balas de goma". La oenegé subraya que "al parecer los agentes no llevaban el número de su identificación en el uniforme" y lamenta que "el Gobierno catalán consideró que no era necesario abrir una investigación sobre las denuncias" de los afectados. En este sentido, la oenegé reclama que si es necesario "se lleven a cabo acciones judiciales contra los agentes implicados" y se revise el uso de las pelotas de goma y sus efectos.

La entidad también ha lanzado un mensaje a las autoridades catalanas: "El uso de la fuerza ha de ser siempre el último recurso para garantizar el orden público, no el primero". Y añade: "El derecho a la reunión pacífica es un derecho fundamental reconocido en el pacto internacional de los derechos civiles y políticos del que España forma parte desde el año 1977", ha subrayado la coordinadora de la oengé en Catalunya, Imma Guixé.

AI también ha lamentado que el Govern aboliese el pasado mes de enero el Código Ético de la Policía de Catalunya, que implementaba el Código Europeo de Ética de la Policía.

Los recortes traspasan la línea roja

El informe de AI también se fija en los recortes aplicados por el Govern para ajustar el déficit y alerta de una "regresión" en los derechos de los ciudadanos que "irá a peor". Amnistía considera que los derechos sociales "no son un lujo, sino una obligación de los estados" y apunta que la Administración ya ha cruzado la línea roja. "Cualquier recorte que implique una regresión de derechos ja es ir más allá del límite", añade.

"En nombre de la crisis económica no se pueden recortar los derechos de las personas", ha denunciado la presidenta de AI en Catalunya, María Cañadas. "La crisis económico no puede desembocar en una crisis de derechos humanos", ha remachado el portavoz de la organización, Dani Vilaró.


0 Comentarios