Ir a contenido

SEGUNDO TIJERETAZO EN EDUCACIÓN

Tasas más caras y menos carreras en la universidad

Los profesores que no investiguen tendrán que impartir más horas de docencia

Wert concreta hoy la subida de matrículas, que podrían costar el doble o incluso más

M. J. IBÁÑEZ / BARCELONA
A. M. YAGÜE / MADRID

Un aumento de tasas y una reducción de las titulaciones con menos alumnos matriculados. Son dos de las medidas que se preparan para escuchar esta tarde los responsables autonómicos de Universidades de boca del ministro José Ignacio Wert, que les ha convocado a una reunión de la Conferencia General de Política Universitaria para presentarles un paquete de medidas de ajuste, similar al que el pasado lunes ya planteó a los consejeros de Educación. El objetivo es ahorrar, entre unos y otros, 3.000 millones de euros.

Sin entrar en detalles, el mismo Wert se ha mostrado partidario en varias ocasiones de incrementar las tasas de matriculación de los grados y los cursos de máster. El ministro considera que el 15% del coste de formación que asumen ahora los estudiantes es bajo -prácticamente gratuito, ha llegado a decir-, respecto al 85% restante que pagan las distintas administraciones. Algunas fuentes no descartan que la aportación de los alumnos -en torno a 1,5 millones de personas- duplique el 15% actual. O incluso más, alcanzando, llegado el caso, el 40%.

«Cualquier incremento de tasas deberá tener en cuenta la equidad: si sube el precio de las matrículas, ha de subir también la dotación para becas», dijo ayer el secretario general de Universitats i Recerca de la Generalitat, Antoni Castellà, que representará al Govern en la conferencia interterritorial. Castellà barajó la cifra del 25% como nuevo importe a pagar por los alumnos.

Los rectores proponen que, si finalmente se opta por esta solución, «se aplique a las segundas matrículas y en adelante, en lugar de penalizar al buen estudiante» la primera vez que se inscribe en una asignatura.

Menos concretas han sido hasta ahora las referencias a las titulaciones con pocos estudiantes. La única que hasta ahora ha puesto cifras sobre la mesa es la Generalitat, que apuesta por eliminar los grados con menos de 40 matriculados.

MÁS CLASES / El ministerio no descarta tampoco aumentar las horas de docencia de los profesores universitarios que no investigan, ya que, según recordaron fuentes de Educación a Europa Press, están cobrando por ello. De hecho, un informe de la Fundación BBVA hecho público el martes pasado sobre la universidad española confirma que una de las «principales ineficiencias» del sistema radica en el pago de tiempo para investigación a todo el profesorado estable, a pesar de que menos de la mitad acredita resultados en esta actividad regularmente.

En Catalunya, la situación es distinta, dijo Castellà. El profesorado docente investigador (PDI) representa al 60% del conjunto de la plantilla y eso significa que si finalmente el ministerio apuesta por esta medida, su impacto en la universidad catalana será más bajo que en las de otras comunidades autónomas.

0 Comentarios