Ir a contenido

entrevista con la PORTAVOZ VECINAL DE LLORET DE MAR

Vicky Serrano: «La manifestación fue un grito y debe ser un punto de inflexión»

RAÜL MUXACH
LLORET DE MAR

El pasado lunes más de 1.500 personas se manifestaron en silencio por las calles de Lloret de Mar para reclamar un cambio de rumbo en el modelo turístico. Desfilaron detrás de una pancarta en la que se podía leer Estimem Lloret para hacer evidente el hartazgo que les produce ver como la población solo es noticia por los altercados que protagonizan los turistas más violentos de la zona donde se concentran la mayoría de los locales de ocio nocturno. La manifestación la convocó una asociación vecinal nacida a partir de un grupo de amigos y que se desmarca de cualquier adscripción política. Su portavoz es Vicky Serrano.

-¿Están satisfechos de la repercusión que tuvo la manifestación del lunes?

-Estamos muy satisfechos. Creo que superamos las expectativas. Fue increíble la cantidad de gente que vino. Cuando llegamos al Ayuntamiento nos aplaudieron y hasta me emocioné. Pensé que estábamos haciendo algo grande. Conseguimos que la gente saliera a la calle a manifestarse y fue la muestra de unidad que necesitábamos en estos momentos como pueblo.

-¿Cuál es el estado de ánimo de

Lloret?

-La gente está enfadada porque no le gusta lo que está pasando, pero también está triste porque sabe cómo es el pueblo y que es mucho más que una calle de discotecas. Lo del lunes fue un grito para que todo el mundo sepa que aquí hay 40.000 habitantes que aman a su pueblo y que es un pueblo fantástico.

-Una imagen muy diferente de la de los disturbios.

-No podemos negar la evidencia. Sabemos que ese turismo existe, somos conscientes de ello. Debemos ser autocríticos porque está claro que, hasta el lunes, Lloret no había salido nunca a la calle. Creo que la manifestación va a ser un punto de inflexión y que el ayuntamiento recibió un balón de oxígeno al ver que estamos a su lado. Eso le puede ayudar a tomar las medidas necesarias.

-¿Apareció un Lloret que existía pero que, hasta ahora, nunca se había pronunciado con tanta rotundidad?

-Manifestarnos no lo habíamos hecho, pero comentar las cosas que no nos gustan, eso sí. Lo que sucedió la semana pasada lo interpretamos como un toque de alerta. Fue lo que nos impulsó a salir a la calle para decir basta.

-Lloret hace años que intenta cambiar el modelo turístico, pero hechos como los de la semana pasada continúan dañando su imagen. ¿Qué falla?

-Hace bastante tiempo que se hacen cosas y no solo desde el Ayuntamiento. Hay muchos empresarios que apuestan decididamente por la calidad y hay muchas más ofertas de ocio aparte de la de la zona de la Riera. Tenemos unos jardines de Santa Clotilde que son fantásticos, unas playas que son la envidia de la Costa Brava, un cementerio noucentista. En pleno verano se multiplica la población por 5 y no todos los turistas son de borrachera. Hay mucho turista familiar y también se ha apostado por desestacionalizar. En invierno viene mucho turismo deportivo y gente mayor, que se sorprende al llegar. Esa es la imagen que queremos que aflore.

-El ayuntamiento ya dejó muy claro que habrá mano dura con los empresarios que no hacen las cosas bien. ¿Confía en que ese sector colabore así por las buenas cuando hasta ahora no lo ha hecho?

-Espero que se pueda reconducir la situación. Quizá soy algo idealista, pero espero que esos empresarios vean que la población está con los que han apostado por el cambio. Y si no quieren seguir ese camino habrá que ser inflexibles, si hace falta cambiando las normas. A los ciudadanos lo que nos toca es seguir luchando porque creo que es lo que todo el mundo quiere.

-¿Habrá nuevas acciones?

-Hay mucha gente que nos dice que ahora no debemos parar, que hay que continuar. Creo que antes de tomar cualquier decisión los vecinos debemos reunirnos y analizar las cosas con la calma que no hemos tenido estos días.

0 Comentarios