Ir a contenido

MARCHA SILENCIOSA

Más de un millar de personas se manifiestan en Lloret contra los alborotos

Los vecinos han leído un manifiesto en el que reclaman "un cambio de modelo turístico"

Más de un millar de personas se han manifestado en una marcha silenciosa, por las calles de Lloret de Mar (Selva) para expresar su rechazo a los alborotos protagonizados en la localidad por jóvenes y reclamar un modelo de turismo diferente.

Bajo el lema Amamos Lloret, los vecinos de esta ciudad de la costa catalana han recorrido las principales vías hasta llegar ante la sede del Ayuntamiento donde se ha leído un manifiesto en el que los ciudadanos afirman que vivir en Lloret "es un privilegio" pero es necesario "un cambio de modelo turístico".

Los manifestantes, que han recorrido el paseo Marítim de la localidad, han desfilado también delante de la discoteca Colossos donde se gestaron la semana pasada los incidentes que culminaron con la detención de una veintena de jóvenes turistas, en medio de escenas de violencia en las calles.

Diversas asociaciones, tanto comerciales como sociales, han apoyado a la plataforma de ciudadanos que convocó la marcha de este lunes en protesta por lo que consideran un "turismo de borrachera" que daña la imagen de esta ciudad de la Costa Brava donde llegan todos los veranos miles de turistas en busca de diversión.

Trifulca a la salida de Colossos

El último episodio de violencia en Lloret ocurrió en la madrugada de pasado jueves cuando la discoteca Colossos, en el centro de la zona de ocio de Lloret, se quedó sin luz en una noche en la que estaba abarrotada porque actuaba un pinchadiscos de fama mundial.

Si bien se activaron los generadores, los 1.800 clientes que estaban en el local tuvieron que ser desalojados al dejar de funcionar el aire acondicionado.
Tras su salida, algunos de los jóvenes intentaron volver a entrar en la discoteca y se enfrentaron entonces con otros grupos de turistas y la pelea degeneró en una gran trifulca con golpes y lanzamiento de objetos que obligó a la actuación de los Mossos d'Esquadra.

Los policías arrestaron entonces a veinte jóvenes que han comparecido durante el fin de semana ante un juzgado de guardia de la vecina ciudad de Blanes por lesiones, daños y atentado contra la autoridad.

Cuatro de los jóvenes se encuentran en prisión a la espera de abonar la fianza exigida por el juez, mientras los demás han sido puestos en libertad con el compromiso de abonar una fianza en un plazo de diez días o con la obligación de presentarse al consulado español en su país cada 15 días.
La mayoría de los detenidos, exceptuando un menor, tienen edades comprendidas entre los 20 y los 22 años de edad, y proceden de Francia, Alemania, Holanda, Suiza y Eslovenia.

0 Comentarios