Ir a contenido

La revisión de los cálculos

La visita del Pontífice costará más y tendrá menos público de lo previsto

La organización insiste en que el acontecimiento no tendrá ningún coste para los contribuyentes

El presupuesto de la JMJ se eleva a 50,5 millones y los peregrinos inscritos se quedan en 430.000

ANTONIO M. YAGÜE
MADRID

los promotores de la inminente Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Madrid 2011 elevaron ayer el presupuesto hasta 50 millones y medio de euros y rebajaron a un millón el número de participantes en la visita del Papa. Hace ocho meses calcularon un gasto de 40 millones y unos dos millones de asistentes a un acontecimiento cuya organización es «como montar una boda a lo bruto», según el director financiero, Fernando Jiménez Barriocanal. O «mil bodas de 400 personas», ya que se trata de «dar de comer a más de 450.000 peregrinos», como explicó el director de planificación, Javier Sobrino.

Los organizadores, que a falta de cinco días para la visita de Benedicto XVI han moderado sus expectativas, cifraron en 428.505 los peregrinos y en 30.000 los voluntarios inscritos, si bien argumentaron que, de acuerdo con la experiencia de JMJ anteriores, solo se registran de media un tercio de los participantes finales. «Lo comprobaremos la semana que viene. Esto no hay quien lo pare. La fiesta está a unto de empezar», comentó exultante el director ejecutivo, Yago de la Cierva.

INGRESOS Y GASTOS / Barriocanal, catedrático de Economía Aplicada y responsable de las finanzas de la Conferencia Episcopal Española, explicó que el 70% de los 50,5 millones de euros de presupuesto, 31,5 millones, han sido aportados por los peregrinos mientras el resto se reparte entre patrocinios de empresas y donativos de particulares. La mayor partida de gastos, 12,5 millones, corresponde a la organización de los actos centrales en concepto de pantallas, megafonía, coro, material litúrgico y escenografía. La segunda, unos 7,3 millones, va destinada a infraestructuras (carpas, instalaciones, adecuación de espacios, energía). Equipar las 500.000 mochilas de peregrinos preparadas ha supuesto unos 4,8 millones de euros.

El coste del evento centró el interés de más de un centenar de los 4.5000 periodistas acreditados, especialmente de los extranjeros, que ya han comenzado a llegar a Madrid. Por activa y por pasiva, el director financiero aseguró que lejos de costar dinero público, la visita del Papa servirá incluso para reducir el déficit de la economía española. «Uno se sonroja -defendió Barriocanal- cuando alguien le dice que esto cuesta mucho dinero, cuando realmente pasa exactamente lo contrario: es una tremenda oportunidad para la economía española la presencia de la JMJ en Madrid. El resultado neto para las administraciones públicas va a ser sin duda beneficioso». El acontecimiento dejará una aportación que superará los 100 millones de euros, dijo.

COMO UNA CITA DEPORTIVA / Sobre el uso de colegios y polideportivos públicos, los descuentos en el transporte o la cobertura en seguridad y sanidad, aspectos que corren a cargo de las administraciones, los organizadores consideraron que es una situación «normal en eventos deportivos o de interés general como este».

El director financiero insistió en que la cita tendrá un «coste cero para el contribuyente», ya que la organización paga los «costes variables» (gastos de luz, agua o desayunos) de los peregrinos y los costes fijos se producirían de cualquier modo. «Las instituciones públicas son de todos. Todos las sufragamos y están al servicio del interés general», remató De la Cierva.

0 Comentarios