Ir a contenido

Las medidas

La temporada del jabalí se amplía para frenar los daños en el campo

Girona la iniciará dos meses antes de lo habitual y Lleida la prolongará un mes

Hay más animales porque los bosques crecen y las camadas son más numerosas

FERRAN COSCULLUELA
GIRONA

Cazadores, payeses y la Conselleria d'Agricultura, Ramaderia, Pesca i Medi Natural han declarado la guerra al jabalí. El gran aumento del número de ejemplares y los graves daños que estos animales producen en las explotaciones agrícolas han llevado al departamento a decretar una ampliación de la temporada de caza en Girona y Lleida, que es donde causan más estragos.

El Consell de Caça de Catalunya, organismo asesor de la conselleria presidido por el director general de Medi Natural, Josep Escorihuela, ha acordado que este año, de forma excepcional, la temporada en Girona comience el primer domingo de julio (habitualmente se iniciaba el primero de septiembre) y se cierre el segundo domingo de marzo, es decir, 15 días más tarde que hasta ahora.

La ampliación de la temporada también afectará a la provincia de Lleida, donde la caza del jabalí comenzará en septiembre pero se alargará un mes más, hasta finales de marzo, ya que es en esta época en la que los animales causan más daños. En algunas comarcas leridanas se concederán asimismo más permisos excepcionales para ampliar la temporada de caza de conejos con perro y escopeta.

PERMISOS EXTRAORDINARIOS / En Barcelona y Tarragona se mantienen las fechas tradicionales, de septiembre a febrero, pero «se otorgarán los permisos extraordinarios que sean necesarios en el caso de que se detecte un aumento de los daños en los cultivos», explica el director general de Medi Natural.

La proliferación de jabalís en Catalunya es un fenómeno que se viene detectando desde hace una década. Si 30 años atrás era un hecho excepcional que un cerdo silvestre entrara en un pajar de un pueblo, hoy en día es habitual que estos animales se internen en urbanizaciones e incluso ocasionalmente llegan a adentrarse en los barrios más próximos a las zonas boscosas.

«Calculamos que hay unos 50.000 ejemplares en Catalunya. Son muchos, ya que estos animales causan muchos daños a la agricultura, no tanto por lo que comen, sino porque cuando entran en un campo o un huerto escarban y lo destrozan todo», precisa Escorihuela.

POSIBLE HIBRIDACIÓN / El año pasado se cazaron unos 27.000 ejemplares, según los datos de Medi Natural, una cifra que resulta insuficiente porque estos animales se multiplican rápidamente. Entre los motivos de esta gran expansión, Escorihuela apunta tres: la extensión de los bosques debido al paulatino abandono de las labores agrícolas, la ausencia de depredadores naturales y, a título de hipótesis, la posibilidad de que se haya producido una hibridación de los animales silvestres tras cruzarse con cerdos domésticos. Eso puede haber hecho aumentar el número de jabatos que nacen en cada camada, ya que de los dos habituales se puede haber pasado a cuatro o incluso seis cachorros.

Joan Montesó, representante de la Unió de Pagesos en el Consell de Caça de Catalunya, considera que en los últimos años ha habido un «exceso de proteccionismo» de estos animales por parte de la Administración. «No tenemos una estimación económica de los daños que causan a la agricultura cada año, porque los payeses muchas veces no denuncian debido a que es muy difícil cobrar las indemnizaciones, pero lo que es seguro es que son muchos y que cada año van en aumento, especialmente en Girona y Lleida», aseguró.

0 Comentarios