Ir a contenido

CAMBIOS EN LA TITULARIDAD DE LOS CENTROS

Salut quiere privatizar su servicio de diagnóstico de alta tecnología

La 'conselleria' busca la venta o la entrada de capital privado en el prestigioso IDI

La operación aportaría recursos pero encarecería las pruebas de imagen

À. G.
BARCELONA

El Instituto de Diagnóstico por la Imagen (IDI), organismo que realiza todas las pruebas de alta tecnología (escáneres, resonancias magnéticas, gammagrafías y tomografías por emisión de positrones) con que se diagnostica a los enfermos atendidos en los ocho hospitales del Institut Català de la Salut (ICS), se ha convertido en una prestigiosa carga para la Conselleria de Salut, que intenta eludir el impacto económico de la imprescindible actualización de las instalaciones promoviendo su venta o estableciendo «fórmulas de colaboración con el sector tecnológico», según indicó ayer, que le permitan modernizar sus equipamientos con el mínimo coste.

Una empresa del sector, radicada en Valencia, se ha interesado por adquirir el IDI, informan fuentes próximas a la dirección del instituto. Una operación que, de consumarse, aportaría de inmediato un importante capital líquido a la Generalitat. La oferta, que Salut niega que se esté produciendo, incluiría las extensas instalaciones de que el instituto dispone en los hospitales de Vall d'Hebron, Bellvitge y Germans Trias i Pujol (Can Ruti), entre los principales centros donde actúa, así como su costosa tecnología. El personal adscrito al IDI, 330 técnicos radiólogos, médicos y enfermeras, no está sujeto al régimen funcionarial (a diferencia del resto de empleados del ICS), lo que facilitaría su incorporación a una empresa ajena a la Generalitat. Este intercambio comercial, no obstante, daría lugar a posibles conflictos de intereses en el interior de los hospitales donde actúa el IDI y, según los especialistas del propio instituto, encarecería el coste de las pruebas diagnósticas, que seguiría asumiendo Salut.

LOS RIESGOS / Los sindicatos CCOO y SATSE (de enfermería) han rechazado la operación, argumentando que «en nada beneficiaría a los usuarios», ya que, indican, los hospitales podrían optar por pruebas de menor envergadura, más baratas, que seguirán realizándose en las actuales instalaciones de los centros. «Ecografías en lugar de escáneres», dicen. O todo lo contrario, añaden. «Podrían decantarse por un TAC, por algún interés, cuando el diagnóstico se podría solucionar con una ecografía o una radiografía».

Desde su fundación, en 1987, el IDI cuenta con reconocimiento en el sector. «Es una empresa líder, que ofrece un servicio muy cualificado», indicó ayer Carme Navarro, de la federación sanitaria de CCOO. «La entrada de capital privado lo convertiría en una empresa en la que primarían los resultados económicos, lo que no siempre equivale a resultados de calidad», indicó SATSE.

El hecho es que el IDI requiere un plan de inversiones que modernice sus equipamientos. Ese plan, ya proyectado, quedó aparcado el pasado junio, cuando Salut aplicó los primeros recortes salariales al personal adscrito al ICS. Pero los actuales responsables de la Generalitat tienen otros planes para el instituto.

0 Comentarios
cargando