Ir a contenido

MIÉRCOLES 19 - CIENCIA

Científicos rusos ya 'rozan' el agua más antigua y pura de la Tierra

La perforadora está a un paso del lago Vostok, a casi 4.000 metros bajo los hielos antárticos

Aislado durante millones de años, el líquido puede dar pistas del origen de la vida

DMITRI POLIKÁRPOV

Aun paso. Ante la expectación de la comunidad científica de todo el mundo, una expedición rusa está más cerca que nunca de tocar el agua más pura y antigua del planeta. Para llegar a la superficie del misterioso lago Vostok, encerrado bajo los hielos de la Antártida desde hace varios millones de años, le falta perforar tan solo unos 50 de los 3.748 metros de la densa capa de hielo que esconde ese enorme depósito de agua dulce.

Si todo va bien, es decir, si no se producen problemas técnicos, se calcula que la máquina perforadora terminará su misión a finales de este mes. Cuando eso ocurra, una potente corriente de las aguas del Vostok saltará a la superficie como el champán de una botella bien agitada, a causa de la diferencia de presiones.

4 METROS DIARIOS / «La máquina perforadora trabajará las 24 horas del día a una velocidad de unos cuatro metros diarios», explicó Valeri Lukin, el jefe del equipo del Instituto de Investigaciones Árticas y Antárticas (IIAA). Descubierto en 1957 por científicos soviéticos, el Vostok ha sido incluido en la lista de los hallazgos geográficos más importantes del siglo XX. Se trata del mayor del centenar largo de lagos subterráneos descubiertos bajo el hielo antártico, con sus casi 300 kilómetros de largo, 50 de ancho y casi 1.000 metros de profundidad. En total, 15.690 km2 de superficie, similar a la del Baikal, el lago siberiano que constituye la reserva de agua dulce más grande del mundo. Y en el 2005 se descubrió que hay una isla en el centro. «Lo primero que vamos a averiguar cuando lleguemos a la superficie es si se trata de un lago natural que existía antes que el glaciar o bien es el resultado del deshielo de las capas bajas», dijo Lukin.

El misterioso lago es un ecosistema único, con 50 veces más oxígeno que el agua dulce, y puede contener especies desconocidas o fósiles que den nuevos indicios sobre el origen de la vida en la Tierra. Los científicos rusos consideran que si hay vida en él será muy antigua y quizá desconocida. Según Lukin, probablemente se trataría de extremófilos (microorganismos que viven en condiciones extremas), lo que permitiría estudiar el posible traslado de esos organismos a lugares como el satélite Enceladus de Saturno o la luna Europa de Júpiter.

Además, Lukin afirma que los resultados de la exploración serán fundamentales para el estudio del cambio climático durante los próximos siglos, gracias a que el Vostok ha estado aislado de la atmósfera y de la superficie de la biosfera durante millones de años. La presencia de gases, aerosoles y polvo volcánico en las burbujas de aire del lago han permitido a los expertos certificar el mecanismo de efecto invernadero, la evolución del clima terrestre y el aumento de las temperaturas.

La perforación del hielo comenzó en la década de los 70, pero desde 1998, cuando los científicos rusos ya habían llegado a una profundidad de 3.620 metros, la expedición ha acumulado reveses. Entonces la operación se suspendió por recomendación de la secretaría del Sistema del Tratado Antártico (STA), que alertó del peligro de que el agua del Vostok resultara contaminada por el queroseno que usa la perforadora como combustible.

FLUIDO DE SILICONA / Solo en el 2003, cuando propusieron tecnologías de perforación limpias, los rusos recibieron la autorización de la comunidad científica internacional para reanudar los trabajos. El método para evitar la contaminación consiste en perforar los últimos 30 metros de hielo con una perforadora térmica que utiliza fluido de silicona esterilizado antes de ser sumergido en el agujero.

Pero el Vostok siguió siendo el lago de la discordia. Pese que los rusos sostenían que no existe una tecnología mejor y más limpia para penetrar en las aguas vírgenes, varios importantes científicos internacionales llamaron a parar los trabajos para evitar una catástrofe ecológica. En respuesta, Lukin acusó a Occidente de llevar a cabo una campaña «política» para evitar que Rusia termine su ambiciosa investigación. Ahora, sin embargo, todos los obstáculos -varias averías incluidas-están a punto de quedar definitivamente atrás y el viejo Vostok se dispone a desvelar sus misterios.

0 Comentarios
cargando