Ir a contenido

entrevista

Serafín Marín, torero: «Estoy cada día más nervioso al ver más cerca la prohibición»

Ó. T.
BARCELONA

–Llevo unos meses con mucha tensión, y ahora estoy cada día más nervioso porque veo más cerca la prohibición. He pasado todo este tiempo luchando y tratando de no venirme abajo para aportar mi granito de arena a la causa taurina, pero la situación está muy difícil.

Serafín Marín (Montcada i Reixac, Vallès Occidental, 5-5-1983) empezó a ir a los toros a los 3 años de la mano de su padre y hoy es el único diestro catalán de primer nivel. Sus paseíllos con senyera y barretina en Barcelona y Madrid le han convertido en un símbolo.

–Le veo pesimista cara a la votación del miércoles.

–La cosa se ha complicado mucho, y más con el cambio del PSC, que nos dijo que iba a votar en bloque y ahora se ha descolgado con la libertad de voto. Me siento engañado.

–¿Qué peso atribuye al factor identitario en este proceso?

–Esto tiene una motivación política y lo de los animales no tiene nada que ver, porque si no irían también contra los correbous. Los toros son la fiesta nacional española, y muchos no pueden soportar eso.

–¿Entiende las razones de los defensores de los animales?

–No las entiendo, porque quieren darle más valor a los animales que a las personas, pero les tengo el respeto que ellos no me tienen a mí. Los antitaurinos están cada domingo en la Monumental llamándonos «asesinos» a los toreros.

–En caso de consumarse el veto, ¿cómo será el día siguiente?

–No me lo quiero ni imaginar. Va a ser un golpe muy fuerte.

–¿Y cómo reaccionará la afición?

–La gente está respondiendo muy bien. El domingo pasado, con la Monumental casi llena, el público se puso en pie y empezó a gritar «libertad, libertad» y «queremos toros en Catalunya». Me llamaron por teléfono para que lo escuchara y ponía la piel de gallina.

–¿Se plantea irse a vivir a otro sitio si el Parlament veta los toros?

–De momento no, porque en Barcelona me encuentro muy a gusto. Yo estoy orgulloso de ser catalán, y lo he demostrado en todos lados con la senyera y la barretina, pero ante todo soy español, y cosas como la posible prohibición de las corridas de toros me hacen sentir incómodo en mi tierra.

0 Comentarios