Ir a contenido

entrevista

Leonardo Anselmi, portavoz antitaurino: «El respeto al animal figura en la identidad moral de Catalunya»

Ó. T.
BARCELONA

–Catalunya es la única comunidad española donde está prohibido el sacrificio de animales en perreras y la exhibición en escaparates, y Barcelona se ha replanteado su tradición para reconvertir los puestos de la Rambla. Esto ocurre porque el respeto de los animales forma parte de la identidad moral catalana.

Leonardo Anselmi (Rosario, Argentina, 2-1-1976) llegó a Barcelona en el 2002. Cinco años después, impulsó la iniciativa legislativa popular (ILP) que ha puesto a las corridas al pie del descabello.

–¿Considera que en Catalunya hay más sensibilidad por los animales que en el resto de España?

–Sí. En otros sitios tiran cabras de un campanario y aquí nos regalamos libros en Sant Jordi.

–Además de toros, aquí hay bous.

–Esos festejos del Ebro se parecen mucho a los de Valencia. No los veo representativos de Catalunya.

–¿No es excesivo tomar los 180.000 firmantes de la ILP como la mayoría de la sociedad catalana?

–Las encuestas indican que el rechazo a los toros es mayoritario.

–¿Imagina el día siguiente al veto?

–Creemos que el Parlament aprobará la abolición, y al día siguiente estaremos satisfechos, pero mientras haya toros en otros lugares no tendremos nada que festejar.

–¿Por qué la ILP se centra en los toros sin cuestionar los correbous?

–Hubo debate sobre si ir solo contra los toros o incluir todos los espectáculos con animales maltratados (correbous, circos, el delfinario del zoo...). Hicimos lo primero porque era más sencillo reunir el respaldo preciso, pero para nosotros ningún maltrato es aceptable.

–Algunos ven sesgo nacionalista.

–No es así. Nos mueve el respeto al animal y nos encantaría abolir los bous, pero nos falta apoyo social.

–¿Admite que parte de sus apoyos proceden de la voluntad de distanciarse de un símbolo de España?

–Ni Mas ni Puigcercós me han dicho nada parecido. Y al recoger firmas, solo un hombre sacó el tema.

–Pero sí cree que el componente nacionalista pesa en el Parlament.

–En el bando taurino está claro. En el nuestro, quizá en algún diputado, pero estos apoyos no nos interesan: prefiero que se abstengan.

0 Comentarios