Ir a contenido

La prostitución china se instala en pisos del centro de Barcelona

Este verano se han inaugurado una decena de burdeles en el Eixample

Las prostitutas prefieren a los españoles porque les pagan el doble

JORDI CORACHÁN / BARCELONA

La prostitución china irrumpe con fuerza en Barcelona. Este verano se han inaugurado una decena de prostíbulos --casi todos en el Eixample-- que se anuncian en las páginas de contactos y relax de la prensa para captar clientes españoles.

El auge de los burdeles asiáticos se produce antes de la aprobación del proyecto de ley de limitación de servicios sexuales remunerados, confeccionado por la Conselleria de Interior. La nueva normativa prohibirá los prostíbulo en casas de vecinos y regulará las condiciones de trabajo de esas personas.

La mayoría de las chicas que trabajan en las casas de relax chinas --entre cuatro y ocho en cada una-- ofrecían antes servicios sexuales solo a compatriotas suyos. Lo hacían a través de anuncios breves en los diarios de lengua china que se publican en Barcelona.

Los nuevos burdeles, abiertos hoy a todas las nacionalidades, están situados en la primera planta de edificios de viviendas. Los más importantes se encuentran en las céntricas calles de Balmes, Consell de Cent, Rosselló, Nàpols, Calàbria y la avenida de Gaudí. Se trata de pisos, que por lo general no tienen declarada esta actividad, circunstancia que también ocurre con los prostíbulos de españoles.

NINGUNA DENUNCIA

Un representante de la comunidad china en Barcelona explicó a este diario las razones del cambio: "Las chicas cobraban 25 euros por acostarse con un chino durante media hora. En cambio, ahora se llevan 50 por estar con un español y han multiplicado el número de clientes". Además, la decisión supone un aumento importante de clientes. "Los chinos --agregó-- no van a los nuevos locales, sino que siguen frecuentando los tradicionales, que continúan anunciándose en nuestros diarios.".

El fenómeno no ha pasado desapercibido para los Mossos d'Esquadra. Sin embargo, un mando aseguró que no han recibido ninguna denuncia por proxenetismo, explotación laboral o estancia ilegal.

El jefe policial recordó que la prostitución es una "actividad alegal" en España, que no tiene reproche penal, siempre que no se produzcan vulneraciones de derechos. Y aunque se sospecha de que puedan darse casos, el responsable de los Mossos desveló que solo una vez pudieron actuar contra una red de proxenetas chinos. Fue en la calle de Massenet de Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès), el pasado mes de marzo, porque tenían a una menor prostituyéndose. Los agentes detuvieron a tres hombres gracias a que la familia de la niña había puesto una denuncia en Madrid por secuestro.

Los Mossos han controlado otros prostíbulos e incluso comercios utilizados como tapadera. En el barrio del Fondo, también en Santa Coloma, donde reside una importante comunidad china, varias peluquerías regentadas por asiáticos ofrecían servicios sexuales en la trastienda a sus compatriotas.

PROBLEMA FISCAL

El responsable de los Mossos aseguró que no pueden actuar contra las casas de citas encubiertas ni los pisos de relax si no se producen hechos penales. "Nos encontramos ante una problemática administrativa y fiscal, que solo en ocasiones atañe a la policía".

El cauteloso control de los Mossos ha provocado que redes de prostitución china asentadas en Barcelona se desplazaran a Almería. La Guardia Civil fue alertada de ello y el pasado 30 de enero desarticuló una organización que explotaba a mujeres en Roquetas de Mar y otros puntos de la costa almeriense. La operación se zanjó con el ingreso en prisión de tres proxenetas chinos.

0 Comentarios