Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO

Álex de la Iglesia apadrina la fábula vasca 'Errementari'

El debut en el largo del realizador Paul Urkijo trasporta al espectador a la Euskadi rural y religiosa del siglo XIX, demonios incluidos

Olga Pereda

Paul Urkijo, en Sitges, donde ha presentado su debut en el largo, Errementari.

Paul Urkijo, en Sitges, donde ha presentado su debut en el largo, Errementari. / ROBERT RAMOS

El cortometrajista Paul Urkijo (Vitoria, 1984) ha conseguido un sueño: trasladar a la pantalla su cuento preferido de chaval, el del herrero Patxi. Una fábula vasca que forma parte de un compendio de cuentos europeos en los que los demonios se llevan las almas de ciertas personas, pero salen escarmentados. Patxi es un herrero tan malvado que hasta los demonios le temen. Esa fábula es hoy una película muy cuidada visualmente, con un acabado técnico trabajadísimo y rodada en euskera. Proyectada en la sección oficial de Sitges, 'Errementari' ('El herrero y el diablo'), cuenta con el respaldo de Álex de la Iglesia, director de referencia para toda una generación de cineastas y perfecto trampolín como productor para jóvenes realizadores, como Urkijo o Eduardo Casanova, que debutó en el largo en el último festival de Málaga con 'Pieles', tan arriesgada como sorprendente y diferente.

Urkijo, licenciado en Bellas Artes y con una especialización en ilustración y audiovisules, conoció a De la Iglesia en la época de la serie 'Plutón BRB Nero'. Cuando el cineasta bilbaíno se enteró de que Urkijo iba a empezar el rodaje de 'Errementari' quiso estar a su lado como productor. "Para mí ha sido muy importante su presencia. Y no solo por la aportación económica sino por la relevancia mediática que adquiere mi película gracias a su nombre. Ha sido un productor respetuoso. Me ha dado libertad y solo me ha ofrecido consejos. También hemos tenido nuestras batallas, claro. Pero ambos hemos disfrutado", comenta Urkijo.

La película, que Urkijo empezó a escribir hace seis años, nos mete de lleno en el ambiente rural de Euskadi durante el siglo XIX. La primera guerra carlista, explica el director, es "un momento visualmente muy dramático" que encaja a la perfección para contar una fábula gótica y oscura que pertenece al folclore euskaldún.

El poder de los curas

'Errementari' narra la historia de una pequeña aldea vasca en la que la principal fuerza viva es el cura y en la que todos los vecinos temen al herrero, un ser extraño que vive solo en mitad del bosque. A medida que avanza el metraje, el espectador va descubriendo a los habitantes del pueblo, sus angustias y sus creencias religiosas. También aparecerán diablos que, sin embargo, no son lo que parecen.

La influencia de la Iglesia, las creencias religiosas, el miedo al infierno y las tradiciones son ingredientes fundamentales de un guion que busca comparar el mundo antiguo y el nuevo régimen burgués, ilustrado y afrancesado.

Comparaciones con 'Handia'

Es inevitable comparar 'Errementari' con 'Handia'la película vasca sobre el gigante de Altzo que conquistó el premio especial del jurado en el festival de San Sebastián. Dirigida por Jon Garaño y Aitor Arregi, 'Handia' también cuenta una leyenda, también se ubica en las guerras carlistas y también está rodada en euskera. "Una coincidencia total, cierto. Cuando estaba rodando mi película en muchas localizaciones de Euskadi me decían que justo habían estado los de 'Handia'. Creo que todo suma y que puede haber una buena retroalimentaciónn entre las dos cintas. Al principio tuve miedo, pero era una cuestión de ego, de pensar que tu trabajo será especial. Ahora creo que se trata de dos cintas que, desde su diversidad, demuestran que en Euskadi podemos hacer un cine grande", admite Urkijo, que recibió ofertas para rodar 'Errementari' en castellano y en inglés con actores "famosos". "Me opuse porque yo quería que el filme tuviera un corazón auténtico y eso había que respetarlo", añade. El corazón de 'Errementari' es el terror gótico y rural que incluye fuego, peleas, monte, agua, criaturas, niños, demonios… Euskadi en el siglo XIX.

0 Comentarios
cargando