Ir a contenido

INICIATIVA NAVIDEÑA PARA AYUDAR AL PRÓJIMO

Una red de solidaridad

Siete entidades de Sarrià-Sant Gervasi suman esfuerzos en la primera edición de la 'Ruta Solidària'. Los voluntarios recogieron durante todo un día ropa, comida y juguetes

BEATRIZ PÉREZ / Barcelona

A solo 10 días de la Nochebuena, los barrios de Sarrià, El Rectoret, El Farró i El Putxet, Sant Gervasi-La Bonanova y Sant Gervasi-Galvany vivieron el pasado sábado un despliegue de solidaridad vecinal. Un total de siete entidades del distrito participaron en la Ruta Solidària que, con la implicación del Ayuntamiento, llevó a cabo una recolección de ropa, piezas de abrigo, juguetes y alimentos para los más necesitados. Los objetivos de la llamada Xarxa d'Acció Social son mitigar los efectos de la crisis y llegar a la gente próxima que verdaderamente necesita la ayuda.

Inmaculada Cardona preside de la Associació de Veïns de Sant Gervasi Sud. Cada año la entidad celebra una turronada por Navidad y este año decidieron incluirla en la Ruta Solidària. De 11 de la mañana a 2 de la tarde, el sábado la plaza de Cardona rebosó actividad. A las donaciones se sumaron un concurso de dibujo para niños y una actuación de la soprano Empar Molina.

Hasta tarjetas T-10

A la parada solidaria de la Associació de Veïns de Sant Gervasi Sud llegaron ropa y alimentos para niños. Sus voluntarios esperaban hacer el inventario hoy de todo lo recogido.  Inmaculada Cardona destacó que, pese a formar parte de un distrito con fama de tener dinero, el sur de Sant Gervasi está bastante «dejado de la mano de Dios». «Nosotros  no tenemos ningún tipo de equipamiento y esta es una zona muy densa», dijo. Para ella, la Ruta Solidària ayuda a forjar la «cohesión social».

Desde el centro de acogida Assís, concuerdan con esta idea. «Lo más importante es todo este trabajo que se hace en red», explicó Jéssica Pizarro, trabajadora social en la entidad, que también participó en la Ruta. «Que todas estas asociaciones trabajemos juntas para ayudar a los más necesitados es un éxito. Siempre habíamos trabajado por separado, pero nunca conjuntamente», dijo frente a su puesto de recogida en la plaza de Sarrià.

Aunque esta oenegé pedía sacos de dormir y tarjetas de transporte T-10, entre otros artículos, solo recogió un saco y dos abonos de bus y metro. Sí recibieron más ropa de abrigo que la esperada. Se repartirá entre las personas sin hogar a las que asiste. ¿Cuál es el sector de población más solidario? «No precisamente el que más tiene —desveló Pizarro—. Yo diría que la clase media-baja».

Un poco más abajo de la plaza de Sarrià, en la Casa Orlandai, la asociación Esplai Movi, que tiene como objetivo educar a los niños en su tiempo libre realizó su recolecta. «Nosotros hacemos cada año una recogida de juguetes y este año decidimos incluirla en la Ruta Solidària», dijo Maria Homs, monitora de Esplai Movi. Estos juguetes se entregarán al Centre de Serveis Socials de Sarrià. Alrededor de Maria, un grupo de niños de unos 10 años ayudaba a los monitores a separar los juguetes recibidos en cajas en función de las edades.

Las asociaciones de vecinos del Rectoret, el Farró, el Putxet y Sant Gervasi de Cassoles fueron las otras cuatro entidades participantes de esta primera edición de la Ruta Solidària.

0 Comentarios
cargando