Ir a contenido

gràcia

El orfanato de los libros

Dos periodistas abren una librería especializada en novelas autoeditadas o de pequeñas editoriales. Autores casi desconocidos disponen del local para presentar y vender sus obras

ÓSCAR HERNÁNDEZ / Barcelona

Si ya es difícil publicar una novela sin autor reconocido, el aval de un premio literario o el respaldo de una editorial, más complicado es exponerla en la estantería de una librería. Esa es una de las principales barreras con las que se encuentran muchos escritores, aficionados la mayoría, una vez que culminan sus obras tras meses o años de esfuerzo. Muchos optan por la autoedición: acuden a una editorial y sufragan el coste de, digamos, cien ejemplares. Primero los colocan a familiares y amigos. ¿Pero luego?

Con la intención de ayudar a escritores desconocidos, emergentes o desafortunados, pero con obras interesantes, ha abierto en Gràcia la librería Espai Literai (Ramon y Cajal, 45). Dos periodistas barceloneses, Aureli Vázquez e Inma Santos,  son los artífices de esta aventura, sobre todo por impulsarla en el actual contexto de cierre de librerías veteranas y con historia.

Un profesor y un vigilante

«Inma y yo hemos ido a presentaciones y actos literarios de obras autoeditadas o de editoriales pequeñas que tienen problemas para ser vendidas. Nosotros les ofrecemos las dos cosas», afirma Vázquez en la inauguración de Espai Literari, donde ya han acudido varios de esos escritores emergentes en busca de un hueco en la estantería.

«Una librería como Espai Literari es una gran oportunidad para los escritores que no tenemos el respaldo de las grandes editoriales. Nos faltaba un sitio así», explica Javier de Pilar, autor de Las Estaciones cautivas, una novela sobre un pueblo en el que nunca llueve. De Pilar es profesor de escritura creativa y redactor de la revista literaria Taller de letras. Su novela es una de las sorpresas que pueden encontrase en el nuevo local de Gràcia.

En una estantería próxima reposan tres ejemplares de otra novela, Memoria eterna, los paladines de Dios. Su autor es Juan Carlos Rojas, un vigilante jurado que ha conseguido publicarla gracias a una pequeña editorial portuguesa «Me han publicado 100 libros sin coste y he traído algunos para venderlos. Yo también veo muy necesaria una librería como esta que ofrezca libros autoeditados», apunta.

Espai Literari tiene otros objetivos. En el local ya hay programadas algunas presentaciones y conferencias.  Mañana, por ejemplo, dos autores explicarán como autoeditar un libro, desde la impresión al coste final. «También queremos hacer catas de vino con libro y tenemos más ideas», añade Vázquez, quien ha aceptado también exponer y vender curiosidades artesanas como un fanzine camuflado un paquete de tabaco o unos libros llavero.

0 Comentarios