Ir a contenido

Oriol Pascual: "El orientalismo explica el pasado y cómo somos ahora"

El jefe de programas del Museu Etnològic de Barcelona presenta su libro 'Barcelona Orientalista. 10 edificis exòtics amb història'

ANNA ROCASALVA

Oriol Pascual posa con su libro en la Casa Marsans.

Oriol Pascual posa con su libro en la Casa Marsans. / ROGER PLA

Oriol Pascual Sanpons (Barcelona, 1961) es el jefe del departamento de programas del Museu Etnològic. Hace cinco años empezó a escribir un blog sobre la peculiar arquitectura de algunas casas urbanas. Así nació su libro Barcelona orientalista. 10 edificis exòtics amb història.

-¿Cómo se interesó por este tema?

-Escribiendo el blog observé que nadie había hablado de la arquitectura orientalista con visión de conjunto. Exploré estas casas, hilando una evolución artística, y descubrí increíbles lugares, como la Casa Marsans, hogar de acogida para niños polacos supervivientes del nazismo.

-Y seleccionó 10 edificios.

-En Barcelona debe haber poco más de 20, porque la mayoría de edificios han sido poco apreciados, destruidos y degradados. Seleccionamos las casas en base a la cronología, para explicar la evolución de estilos, y con un anecdotario interesante.

-Los interiores son espectaculares.

-El orientalismo no implica nuevas funcionalidades o distribuciones del espacio como otras corrientes arquitectónicas posteriores. Lo que aporta es una increíble decoración, un rico revestimiento. En un primer momento, este diseño se encuentra en los interiores, recreando una atmósfera exótica. Por ejemplo, en la Casa Marsans hay un patio distribuidor de influencia musulmana, propia de antiguas mezquitas y palacios andaluces. Más adelante, con el eclecticismo, esta decoración afectará a las fachadas como en la casa Bruno Cuadros.

-¿Dónde se sitúa este estilo?

-El orientalismo se encuentra en palacios residenciales, vinculados a la burguesía acomodada que quería singularizarse y distinguirse. La mayoría están construidos en el paseo de Gràcia o zonas de recreo para la clase alta en la montaña.

-¿Por qué resulta tan fascinante?

-Porque descubre parte de nuestro pasado y explica lo que somos ahora. Yo lo llamo la memoria incómoda por el colonialismo. España era una potencia en decadencia, pero occidente era colonialista y tenía una visión del mundo muy determinada. El orientalismo busca la atmósfera de otras culturas en la arquitectura porque la industrialización provoca un gran malestar: lucha de clases, destrucción del paisaje, desaparición del mundo rural en pro de las fábricas... El orientalismo contempla esas culturas más primitivas pero auténticas, que mantienen aquello que nosotros perdimos como consecuencia de la modernidad.

0 Comentarios
cargando