Ir a contenido

sant andreu

La mudanza 'castellera'

Una nave de la Fabra i Coats acogerá el local de la Colla Jove de BCN y 46 viviendas sociales

BEATRIZ PÉREZ / BARCELONA

Las obras del futuro local de la Colla Castellera Jove de Barcelona, dentro de la Fabra i Coats (Sant Adrià, 20), comenzarán el 1 de julio y se prolongarán a lo largo de dos años. La Jove de Barcelona, nacida en el 2010, se encuentra provisionalmente y desde hace casi dos años en la nave F de esta antigua fábrica industrial y, tras las remodelaciones, estará reubicada en un local de 1.100 metros cuadrados de la G. La peculiaridad es que en el espacio restante de la nave habrá 46 viviendas sociales.

"Inicialmente estábamos dentro de un local de la Universitat Pompeu Fabra (UPF). Después el distrito nos cedió un local dentro de la Fabra i Coats", explica Daniel Sésar, cap de la Colla Castellera Jove de Barcelona. Pero las condiciones del actual local de la entidad son deficientes. "En verano tenemos que salir fuera para ensayar. En invierno hace mucho frío. El techo tiene goteras... Además, solo hay dos lavabos para las aproximadamente 140 personas de entre 5 y 70 años que somos", añade.

La futura instalación estará especificamente pensada para la actividad castellera. En el sótano se ubicará la sala de músicos (que ensayan dos veces por semana), insonorizada para no molestar a los vecinos. La pista de entrenamiento tendrá una altura mayor (10 metros), lo que facilitará la realización de la actividad.

PROYECTO ORIGINAL

Como explica Mercè Berengué, arquitecta encargada del proyecto, "la estructura del local de la Jove de Barcelona será envolvente a la actividad castellera". El local tendrá un espacio social en la parte superior y una escalera que funcionará como un "mirador". "A medida que subes, ves a los castellers desde diferentes alturas", cuenta. Además, no habrá paredes, sino que las propias redes con las que trabajan los castellers actuarán como tales. Las fachadas de la nave serán remodeladas, pero se mantendrá la estética.

En cuanto a la parte destinada a viviendas sociales (que ocuparán unos tres cuartos de la nave G aproximadamente) estará construida en madera, material reciclable. "Esto posibilitará su desmontaje en caso de que, con los años, se quiera construir otra cosa", continúa Berengué, quien afirma que es la primera vez que en la ciudad se utiliza madera para levantar viviendas sociales en un edificio catalogado.

RECINTO CIUDADANO

Desde la Colla Castellera Jove de Barcelona consideran muy positivo el inminente arranque de las obras de su nuevo espacio, así como la inversión del distrito para potenciar la Fabra i Coats. "Esto es para la ciudadanía. Es parte de nuestra historia y no se puede tener abandonado", opina Elisabeth Hernàndez, relaciones públicas de la entidad

Esta colla nació con una idea de "renovación" y entiende la actividad castellera no solo como cultura, sino también como deporte. Hernàndez destaca los vínculos sociales que se crean entre los castellers. "Esto no funciona si no hay confianza entre nosotros. Somos una familia", sostiene.

0 Comentarios