Ir a contenido

violencia machista

"Los hijos son las principales víctimas del maltrato en una pareja"

Expertos en psicologia advierten de que los niños son los que más sufren en una situación de violencia contra la madre

Los pequeños tienden a reproducir de adultos el ejemplo paterno

Àngels Gallardo / Barcelona

Los hijos principales víctimas del maltrato en una pareja

Concentración contra la violéncia de género. / JULIO CARBO

La muerte violenta, presuntamente causada por su padre, de la niña de Alzira ha desatado indignación entre profesionales de la salud mental, psiquiatras y psicólogos, que advierten de que en las situaciones de maltrato por parte de un hombre a su pareja femenina las víctimas "fundamentales" siempre son los hijos, aunque, coinciden, pocas veces se les considera como tales.

Esos profesionales, no obstante, se muestran muy cautos y reticentes a la hora de emitir juicios de valor sobre el tema. "Sé que esto cuesta de admitir entre colectivos de mujeres, pero hace muchos años que dejo constancia de mi punto de vista: los hijos son las principales víctimas de la violencia o el maltrato en una pareja", afirma la psicoanalista Laura Kait, que fue supervisora de una casa de acogida de mujeres maltratadas. "Ellas, las madres, son personas adultas responsables de su vida. Los niños, no -añade Kait-. Esas mujeres pueden irse del domicilio del maltratador, pedir ayuda pública o privada; los niños, no. El porqué una mujer se queda al lado de alguien que sabe que la puede matar forma parte de su inconsciente y merecería una terapia para hacer consciente ese inconsciente".

Dicho esto, Kait explicita que la absoluta responsabilidad de lo ocurrido es del padre, supuestamente asesino en este caso. "De nuevo, se trata de un hombre que se comporta como un niño enfurecido que tiene una pataleta, pero con la fuerza física de un adulto masculino -añade Kait-. Hay muchos individuos que no saben cómo ser un hombre, y confunden esa función con el ejercicio aleatorio del poder físico".

Como Medea

Los menores asesinados por las parejas o exparejas de sus madres (siete en España en lo que va de año más, probablemente, la de Alzira) suelen ser víctimas de un acto de venganza, coinciden los profesionales consultados. Un acto que trata de golpear a la madre allí donde más daño se le puede hacer a cualquier mujer: matando a sus hijos. "Cualquier madre preferiría que la mataran a ella antes que a sus hijos", reiteran. Son casos que recuerdan a la mitológica Medea, la mujer despechada que acaba con sus hijos para vengarse del hombre que la había traicionado.

Sin embargo, por más conflicto que exista en una relación de pareja, ningún hombre llegará al límite de matar a un niño si no sufre una psicopatía, advierte un psicólogo adscrito a un hospital público de Sabadell. "Esos crímenes no se explican si no existen elementos psicopatológicos en la personalidad del padre -añade-. Por más enfado que exista en un hombre, nunca llegaría a dar muerte a su hijo si no existiera una psicopatía subyacente". Es decir, si no fuera sujeto de una ausencia absoluta de empatía ante el sufrimiento o el dolor ajenos.

Doble castigo

Los hijos de un hombre que maltrata a su madre, indican, pueden ser víctimas de una doble consecuencia a lo largo de su vida. "Esos niños, si son de género masculino, se educan y crecen teniendo como referente de identificación a un padre maltratador y, por desgracia, no es raro que, de adultos, reproduzcan el mismo patrón que aprendieron en la infancia", advierte Kait. "Pueden ser maltratadores o masoquistas", añade un profesional de la psiquiatría de un centro barcelonés. Si son niñas, prosigue, tenderán a reproducir la sumisión mostrada por sus madres.

El camino a seguir en estos casos -insisten en que se trata de un asunto "muy delicado" que exige reflexión- debe iniciarse con las mujeres que piden ayuda porque se sienten maltratadas en su domicilio, por más leve que sea su petición de auxilio. "El hecho de no tener recursos o no ver una salida económica en caso de ir a vivir solas no es excusa para soportar esas vivencias", destacan. "Existen servicios y organismos públicos o privados a los que recurrir". 

0 Comentarios
cargando