Ir a contenido

CONFLICTO SANITARIO

Familias a la caza de la vacuna de la meningitis B

Las farmacias mantienen largas listas de espera para vender el escaso preventivo contra la enfermedad

Salut no financia el fármaco porque no cumple los requisitos exigidos, pero los pediatras lo aconsejan

Àngels Gallardo

icoy10337038 vacuna infantil161129192337

Vacunación de un niño. / EL PERIÓDICO

El desabastecimiento de una vacuna que venden las farmacias españolas pero no forma parte del calendario oficial de vacunación de ninguna comunidad autónoma –no está financiada por la sanidad pública-, se está convirtiendo en un fenómeno social que las instituciones implicadas no saben cómo deshacer.

El fármaco, llamada Bexero y distribuido por GlaxoSmithKline (GSK) al precio de 106 euros la dosis, se puede administrar a los bebés a partir de los 2 meses de vida, en cuatro dosis progresivas, para prevenir la infección causada por el meningococo B, una enfermedad potencialmente grave, su letalidad es del 5%. Según asegura el comité asesor de vacunas de la Generalitat, el meningococo B mantiene desde hace casi un decenio una expansión muy baja en Catalunya y el resto de España: afecta a 0,2 de cada 100.000 habitantes (en los años 80 del siglo pasado esa proporción alcanzó a los 18 individuos por cada 100.000).

No se conocen sus efectos

La vacuna empezó a escasear en España en el 2015, momento en que GSK adquirió a Novartis –creador de Bexero- su cartera de vacunas. El Ministerio de Sanidad y los responsables de vacunas de las comunidades siempre han defendido, y su posición no ha variado, que esta vacuna no reúne las características que los gobiernos occidentales exigen para incorporar un fármaco preventivo a sus calendarios oficiales.

"No se conocen de forma suficiente sus efectos  desconocemos cuánto dura su eficacia"

No se conocen de forma suficiente sus efectos, porque se ha administrado a poca población, desconocemos cuánto tiempo dura su eficacia y nos encontramos en el momento de la historia en que menos casos de meningitis B se producen –afirma Carlos Rodrigo Gonzalo de Liria, responsable del área de Pediatría en el Hospital del Vall d’Hebron, y asesor de la Generalitat en este tema-. No tiene sentido que los servicios de Salud Pública la incorporen al calendario oficial de vacunación”. “Si fuera una vacuna necesaria y de beneficios indudables, la Generalitat ya la financiaría”, añade.

Pediatras a favor

En el resto de occidente, únicamente el Reino Unido –que por razones geográficas ha conseguido que GSK le venda la vacuna a un ínfimo precio simbólico- tiene a Bexero en su calendario oficial de vacunas. En EEUU, donde no existen vacunas financiadas, se recomienda, al igual que en España, para niños afectados por alguna inmunodeficiencia.

La posición de las administraciones sanitarias españolas, incluida la catalana, defendida con poquísimo énfasis en proporción al conflicto existente, ha chocado con la que expone la Sociedad Española de Pediatría y su comité asesor de vacunas, partidarios de que, si existe una vacuna contra el meningococo B, por más limitada que sea, se administre a los niños. Así lo indica una circular de dicha institución.  

Esta sociedad científica ha marcado la opinión de una gran mayoría de pediatras que, en sus consultas privadas o públicas, aconsejan a las familias hacer lo posible por dar con Bexero. Así, un contencioso que el Ministerio de Sanidad creyó pasajero, y auguró que cesaría en el 2016, no hace más que crecer.

Producción insuficiente

GSK se muestra industrialmente incapaz de atender la enorme demanda de Bexero que le llega desde las farmacias españolas: España es el segundo país del mundo más consumidor de esta vacuna en estos momentos, tras el Reinio Unido. “Desde el resto de Europa nos preguntan si es que tenemos una epidemia meningocócica”, afirma Rodrigo. La situación, aseguran, no obedece a una guerra de laboratorios, ya que GSK sigue siendo el único productor europeo del fármaco.

"Desde el resto de Europa nos preguntan si tenemos una epidemia meningocócica"

El fenómeno mantiene activo un paradójico régimen de listas de espera en las farmacias de Catalunya, que en la actualidad prometen acceder a la vacuna con una media de siete meses de demora a los padres que se interesan por ella. Algunas, la cobran por adelantado. La mayoría, aseguran tener en espera a cerca de un centenar de familias.

La preocupación entre las familias crece en paralelo al silencio de la Conselleria de Salut sobre este asunto. “La Sociedad Española de Pediatría, a la que respeto, ha actuado en forma de una cierta autodefensa, y los pediatras se amparan en la misma actitud”, afirma Rodrigo, que considera un error que esta vacuna se venda en las farmacias.

“¿Y si desaconsejo vacunar a un niño y sufre meningitis B?", se dicen algunos pediatras. "La vacuna no tiene una eficacia del 100%, pero algo protege y más vale ponerla”, comentan otros. "Perjudicar, la vacuna no perjudica, aunque su inyección cause un poco de fiebre y no garantice que evitarás la enfermedad -añade Rodrigo-. Pero este no es un argumento sólido desde el punto de vista de la salud pública, que financia sus decisiones con dinero de todos y está obligada a seleccionar y asumir lo que esté realmente justificado”.  

Harán lo que sea

Las familias no lo ven así. “Cuando eres padre, haces lo que sea por conseguir una vacuna para tus hijos, por poco que te digan que protege”, asegura Teresa I., madre de tres hijos. "Esta vacuna hay que ponerla, diga lo que diga la Generalitat. Los niños están más protegidos si la llevan”, afirma una farmacéutica del barrio barcelonés de Sant Andreu, enfadada por el lento goteo con que recibe la vacuna.

Una infección peligrosa

La casuística de la meningitis B permanece estable en Catalunya. En el 2016 se produjeron un centenar de casos, cifra que Salut considera muy baja. El meningococo B de origen bacteriano puede alojarse, sin causar síntomas, en la nariz y en la garganta de personas jóvenes, que son susceptibles de transmitirlo a través de gotitas de saliva expulsadas con la respiración. El contagio exige permanecer en estrecho y prolongado contacto con una persona portadora. En su forma más grave, la infección llega a la sangre y se extiende por todo el cuerpo. Puede ser tratada con antibióticos si se identifica a tiempo.
    El calendario oficial de vacunaciones acordado por todas las comunidades españolas incluye la prevención del meningococo C, que en la actualidad recibe un 97% de los niños. Como el resto de vacunas, no es obligatoria y las familias deciden. Se administra a los 2 y 12 meses y a los 12 años.
    Las meningitis pueden surgir de un contagio vírico, para las que no existe vacuna pero que rara vez ponen en peligro la vida, o bacteriano. Las de origen vírico afectan a las meninges craneales. Las bacterianas pueden ser de máxima gravedad si el microorganismo pasa al torrente sanguíneo. Esto puede suceder con el meningococo C o B.
El pasado abril falleció en Manresa una niña de 9 años que sufrió un contagio del meningococo C contra el que, por razones familiares involuntarias, no se había vacunado.  En apenas tres horas, su proceso empeoró hasta ser mortal.   

0 Comentarios