Ir a contenido

El envejecimiento de la profesión acelera la escasez de médicos

Unos 9.000 facultativos de todas las áreas se jubilarán en Catalunya antes del 2028

No hay doctores en paro, pero sí con contratos precarios y sueldos mileuristas

Àngels Gallardo

Hospital 8 Varias enfermeras, en el servicio de urgencias del Clínic de Barcelona.

Servicio de urgencias del Hospital Clínic de Barcelona. / DANNY CAMINAL (DANNY CAMINAL)

La escasez de facultativos de casi todas las especialidades de que adolece la red sanitaria de Catalunya, pública y privada, permaneció oculta en los años centrales de la crisis, entre el 2010 y el 2014, periodo en que los hospitales aprovecharon jubilaciones y fallecimientos para reducir plantillas, y, al igual que en los centros de asistencia primaria (CAP), no hubo personal sustituto cuando médicos y enfermeras hicieron vacaciones o enfermaron. La incipiente reanimación del sistema sanitario, misión que el 'conseller' de Salut, Antoni Comín, lidera con más entusiasmo que medios, ha devuelto a la realidad, empeorada, la antigua falta de especialistas, sobre todo, de cirujanos con pericia en el manejo de la nueva tecnología endoscópica.

El problema crece a medida que se acerca la fecha de jubilación de la prolífica generación de profesionales de la Medicina que nacieron en Catalunya entre 1950 y 1965, más de 9.000 médicos que dejarán de trabajar en el próximo decenio. Entre el 2018 y el 2028 esos facultativos alcanzaran los 65 años [edad máxima autorizada en los centros del Institut Català de la Salut (ICS) si no se es docente universitario] o los 69, y saldrán del sistema, sin que la reposición que ofrecen las facultades de Medicina, y las plazas de médicos internos residentes (MIR) que los especializan, compensen las ausencias.

El próximo año, se jubilarán en Barcelona 496 especialistas, indica un estudio del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB), entidad que viene alertando de la proximidad al precipicio. El COMB cuenta con 32.714 médicos colegiados –3.546 ya jubilados–, un 85% de los 40.500 que ejercen en Catalunya.

"No hay médicos en paro –asegura Marc Soler, director corporativo en el COMB–. Lo que tenemos es precariedad, médicos desincentivados y desmotivados". Y la situación no mejora, añade Soler. "La mitad de los médicos jóvenes que trabajan en estos momentos en los hospitales catalanes firman hasta 15 contratos al año: son eternos eventuales, con retribuciones mileuristas". La escasez es general. "Faltan anestesiólogos, cirujanos digestivos, otorrinos, oftalmólogos, pediatras, psiquiatras –enumera Soler–. La perspectiva inmediata nos preocupa".

¿VUELTA A LA IMPORTACIÓN?

En el 2008  los colegios de médicos catalanes importaron médicos especialistas desde Colombia y Argentina una opción que en estos momentos no parece factible. La formación MIR, el sistema de especialización de los médicos en España, es altamente valorado en el resto del mundo, lo que explica que en esos periodos formativos y prácticos –de hasta cinco años, siempre en hospitales– abunden los médicos de sudamérica o del resto de Europa. "Vienen a formarse, pero, al acabar, se van –advierte Olga Pané, gerente del Hospital del Mar–. El sueldo de un médico en Chile, Brasil, Colombia o Argentina dobla al que se cobra aquí".

No pueden competir. De ahí que haya descendido la proporción de médicos extranjeros que se colegian en Barcelona, paso imprescindible para ejercer aquí. Un 36% de los facultativos que se inscribieron en el COMB en el 2016 eran extranjeros –muchos de ellos, de Venezuela y del resto de sudamérica– lejos del 55% de hace un decenio. Otro 25% procedían del resto de España.  Pané sugiere que el personal de enfermería asuma funciones que ahora son de exclusivo ámbito médico. 

El COMB aboga porque se concendan más plazas de MIR para Catalunya –ahora concluyen esa formación unos 800 médicos al año– y propone que se suavicen las limitadas cifras de admisíon en las facultades de Medicina. "Tres de cada cuatro estudiantes que aspiran a formarse como médicos, no lo consiguen -asegura Soler–. Tenemos un sistema de formación inflexible que no responde a las necesidades del sistema".

0 Comentarios