Ir a contenido

DEBATE DE SALUD PÚBLICA

Alcohol sin remedio

La muerte de Laura, una menor de 12 años, reabre el debate sobre las leyes antialcohol abortadas por los bodegueros

Los médicos exigen que se ponga coto de una vez a un producto altamente adictivo que "afecta a la maduración neuronal de los adolescentes"

Manuel Vilaseró

BOTELLON

Menores haciendo botellón. / ADRIANA DOMÍNGUEZ

La muerte de una niña de solo 12 años por coma etílico en la periferia de Madrid ha reabierto el debate sobre el consumo de alcohol en menores. El caso de Laura, así se llamaba la pequeña, no es más que la “punta de iceberg” de una auténtica "pandemia" contra la que no se hace nada realmente efectivo desde las administraciones, según denuncian los médicos especialistas. Hasta cuatro intentos del Gobierno para luchar contra el fenómeno a través de reformas legislativas han sido desactivados desde el 2002 por el todopoderoso lobi de fabricantes y distribuidores del sector, añaden.

“El caso de España es paradójico. Tenemos una ley que prohíbe la venta de alcohol a menores y tenemos las mejores encuestas sobre el fenómeno, las del Plan Nacional sobre Drogas. Pero estas nos dicen que el 80% de los menores han bebido alguna vez y uno de cada tres se emborrachan un mínimo de una vez al mes y no hacemos casi nada para evitarlo”. Este es el diagnóstico de la situación que hace el psiquiatra Antoni Gual, uno de los expertos más reconocidos internacionalmente, que desde hace años lidia contra los efectos de la bebida desde la dirección de la unidad de alcohología del Hospital Clínic de Barcelona.

PUBLICIDAD MASIVA Y PRECIO RIDíCULO

El abuso de alcohol por menores no es cosa solo de hoy. “No se trata de una epidemia puntual. Es una pandemia que sufrimos desde hace dos décadas, una situación que se ha cronificado. La juventud ha aumentado brutalmente desde hace años el consumo de alcohol por dos factores clave: una legislación permisiva y un precio ridículo”, indica. La actual legislación permite la publicidad prácticamente sin restricciones, de modo que “una substancia altamente adictiva” se sitúa en los lugares más atractivos para los jóvenes, como los equipos de futbol, conciertos musicales, internet lleno de alcohol o serie juveniles.

El lobi español de la bebida ha logrado torpedear en 14 años cuatro proyectos legislativos contra el consumo en menores 

Al ser los precios tan bajos, prácticamente sin impuestos, el producto se convierte en muy asquible para los jóvenes sin apenas ingresos. “Quien pone el producto en el mercado, que acaba provocando unos costos sociosanitarios enormes se lleva los beneficios y los costos repercuten en toda la población a través de los impuestos” critica Gual. La causa para este especialista está clara: "Detrás hay un gran negocio y sus intereses económicos frenan" cualquier restricción efectiva.

Pepe Martínez Olmos, secretario general de Sanidad durante las dos legislaturas del expresidente Zapatero, sufrió en carne propia el poderío del sector. Este boicoteó en el 2007 la reforma legislativa más importante que jamás se había planteado contra el fenómeno. “Llegamos a tener un proyecto de ley que pasó por el Consejo de Ministros y que tenía un amplísimo consenso. Todas las organizaciones profesionales del ámbito de la salud lo apoyaban pero no pudimos con la resistencia de los productores, distribuidores y publicistas que galvanizó el PP”, reconoce Olmos.

Del esas fechas es el famoso “viva el vino” pronunciado por Mariano Rajoy en un encuentro con bodegueros y con una copa en la mano, cuando la ley no iba contra el vino sino exclusivamente contra el riesgo para los menores de cualquier bebida etílica. "Se ha demostrado que el consumo de alcohol por menores, aunque sea en dosis moderadas, perjudica el desarrollo neuronal de modo irreversible”, recuerda Olmos, médico especializado en Salud Pública, que sigue en la brega política como portavoz de Sanidad del PSOE en el Senado.

Miles de intoxicaciones al año

No hay ninguna estadística fiable sobre los casos de intoxicación etílica en menores, pero a tenor de los datos facilitados por responsables de servicios de  servicios urgencia hospitalarios pueden ser más de cien cada fin de semana. Sólo en Galicia en lo que va de año se han atendido por esta cuestión a 409 menores. Suponiendo que en el resto de España se dan patrones similares, podrían haberse producido unas 7.000 intoxicaciones etílicas de adolescentes en lo que va de año, con afectados incluso de 11 años.

MINISTRA DE SANIDAD VINCULADA AL CAVA

El facultativo está convencido que el proyecto debe retomarse. “La realidad es muy tozuda. Nueve años después nos encontramos con una situación que no ha mejorado y nosotros emprenderemos iniciativas para atajarlo”, sostiene. Las perpectivas no son muy halagüeñas. Gual señala con pesimismo las vinculaciones con el sector de la ministra de Sanidad. La familia de Dolors Monserrat vive de la distribución del cava, la actividad de la empresa que ha salido en los medios por deber más de dos millones de euros a Hacienda.

Será interesante ver qué ocurre con el actual delegado del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Bavín, que fue el impulsor de otro frustrado proyecto de ley bajo el mandato de la exministra Ana Mato. Un texto que entre otras cosas, preveía fuertes sanciones a los padres que como los de Laura toleraran reiteradamente que sus hijos bebieran. El sucesor de Mato, Alfonso Alonso archivó el borrador "porque en un momento de crisis económica no era cuestión de castigar al sector", según fuentes del equipo de la exministra.

Francesc Pascual, psiquiatra y presidente de Socidogoalcohol, que fue consultado para esa reforma, recuerda que se había alcanzado incluso el consenso de casi todo el sector, pero que "los cerveceros la torpedearon". "Es imprescindible actuar ya y que los ayuntamientos asuman también su responsabiliad de vigilar", coincide con sus colegas.  

Otros dos intentos frustrados, aunque eran más ‘light’, fueron protagonizados por Leyre Pajín, que quiso retomar, matizada, la propuesta del 2007 y por el mismísimo Mariano Rajoy y su ley antibotellón en el 2002 cuando era vicepresidente. Esta fue bloqueada por el PSOE, entonces en la oposición.

Los programas con que los partidos se han presentado a las elecciones tampoco inducen al optimismo. No figura al respecto ni una palabra en ellos. Si nadie mueve ficha, la muerte de Laura será como la foto de Aylan, un episodio pasajero que generó ríos de tinta y emociones pero ningún cambio de verdad.

0 Comentarios
cargando