Ir a contenido

Dos miradas

Euforia y pánico

La inquietud por la situación en Catalunya no es patrimonio de nadie sino que se esparce por todas partes

Josep Maria Fonalleras

Javier Cercas

Acto de presentacion de los nuevos libros electronicos Kindle con firma digital / DANNY CAMINAL


Escribe Javier Cercas en Libération que hay media Catalunya que vive «en la euforia, por no decir el éxtasis», y otra media que vive «en el pánico». No estoy seguro de que sea así, o al menos no estoy convencido de que estas dos mitades sean tan homogéneas y estables como él quiere pensar. Hay gente de todo, y en todas las opciones ideológicas. Es evidente que hay quien lo vive con una dosis exagerada de triunfalismo. Unos, porque confían a ciegas en una república hoy por hoy sin fundamentos claros, y otros porque aprovechan la rendija para imponer una maniobra tendente a aniquilar las instituciones catalanas. Pero lo cierto es que el pánico o la inquietud no son patrimonio de nadie sino que se esparcen por todas partes, bien porque los hay que ven tambalearse el estado de las cosas, bien porque los hay que se sienten invadidos, vigilados, reprimidos.

Si es que tenemos que hablar de mitades, no hay una feliz y otra desolada. Todo es mucho más complicado que esta falacia de Cercas que liga con otros argumentos tendenciosos, como defender que los independentistas son los catalanes ricos. O como escribir que «las mejores personas, continuamente intoxicadas por fantasías venenosas, son capaces de cometer los peores errores». Y lo escribe, no hace falta decirlo, haciendo referencia a «la infeliz historia de Europa». Seamos serios. Hablemos de soluciones políticas y de planteamientos que no sean maniqueos. Y no de abducciones o de masas descerebradas. 

0 Comentarios
cargando