Ir a contenido

Rajoy ve la llegada de inmigrantes irregulares "en niveles perfectamente asumibles" comparados con los de hace años

España participa en un grupo de trabajo para acelerar las repatriaciones desde Libia, tras las imágenes "bochornosas" de trato degradante

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que la llegada de inmigrantes irregulares a las costas españoles está en "cifras perfectamente asumibles" si se compara con la situación de hace pocos años, a pesar del aumento de llegadas procedentes de Argelia en las últimas semanas.

Rajoy ha recordado los tiempos --hace una década-- en los que llegaban a Canarias 40.000 inmigrantes al año, mientras que "ahora, por fortuna, no llegan a un centenar". "Tener un éxito del cien por cien es imposible", ha reconocido. En cambio, ha reconocido que lo que sí sube "muchísimo" son las peticiones de asilo --hasta 20.000 en 2016--, con venezolanos en el primer lugar y sirios en el segundo.

Así, ha defendido que el modelo español de control de la inmigración ha funcionado bien y como prueba de ello ha esgrimido que es precisamente el que ahora quiere aplicar la UE. Rajoy ha elogiado que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, se estén tomando en serio un problema del que, ha dicho, él ya avisaba cuando era ministro de Interior --durante el Gobierno de José María Aznar--.

Rajoy, que ha aprovechado para agradecer la colaboración de Marruecos, Argelia, Mauritania y Senegal, se ha expresado así en una rueda de prensa en la residencia del embajador español en Abidjan, tras participar en una cumbre UE-Unión Africana centrada precisamente en fomentar el desarrollo de los países africanos para, además, contribuir a frenar la inmigración.

Además, tras las "bochornosas" imágenes que mostraban lo que parecía una subasta de esclavos en Libia, Rajoy ha señalado que Francia, Alemania, España e Italia pondrán en marcha, junto a Chad, Níger, Guinea Conakry y la propia Libia un grupo de trabajo conjunto para acelerar las repatriaciones de inmigrantes desde ese país, "con pleno respeto de sus derechos humanos".

CONDENA LAS "BRUTALES AGRESIONES"

Rajoy ha condenado esas "brutales agresiones a la dignidad y los derechos de las personas" y ha señalado que el primer ministro libio, Fayez Serraj, se ha comprometido a colaborar en la medida de lo posible, aunque ha reconocido que no es fácil llegar a acuerdos con Libia --dado que el Gobierno de unidad reconocido por la ONU no controla todo el territorio--.

Según ha dicho, habrá una actuación a corto plazo para terminar con esta situación y, después, a medio y largo plazo, trabajar en el desarrollo del país. Para evitar que los jóvenes se marchen arriesgando su vida, ha insistido, hay que ofrecerles desarrollo y también respeto a los derechos humanos.

De hecho, al margen del caso concreto de Libia, la UE quiere actuar en el medio y largo plazo y para ello cuenta con un plan de inversiones con la que espera movilizar más de 44.000 millones de euros, además del fondo fiduciario para África. Rajoy ha aprovechado para anunciar que España incrementará en seis millones su aportación a este fondo, fundamentalmente dedicándolo a proyectos de cooperación con Níger.

En África, ha señalado, las cifras hablan por sí mismas: África, que cuenta con 1.200 millones de habitantes, tiene un porcentaje de población menor de 30 años que llega al 70 por ciento y, aunque tiene tasas de crecimiento considerables, apenas crea 3 millones de empleos al año, frente a los 15 o 20 que necesitaría.

LOS JÓVENES ABANDONAN SU PAÍS "CUANDO SU FUTURO ES NINGUNO"

El jefe del Ejecutivo expuso el miércoles ante 110 delegaciones --de la UE, la UE, la ONU y países observadores-- el modelo español de gestión de la inmigración que, a su modo de ver, parte del "sentido común", porque "la gente no abandona su país porque quiera, o porque se aburra", sino, sobre todos los jóvenes, "cuando su futuro es ninguno".

Eso, ha proseguido, genera problemas en Europa cuando se hace "de manera desordenada", pero también es "terrible" para los países africanos, porque los que se marchan son "lo mejor", la "gente joven que está en condiciones de trabajar y sacar el país adelante". Eso, ha destacado, es lo importante, además de, "tal como se han organizado las cosas, la gente que ha muerto en el Mar Mediterráneo y en otros lugares".

CINCO DE LOS 10 PAÍSES CON MÁS REFUGIADOS ESTÁN EN ÁFRICA

Eso sí, Rajoy también ha llamado la atención sobre un dato que con frecuencia se olvida en Europa, que el 80 por ciento del movimiento de migrantes tiene lugar dentro del propio continente africano y cinco de los 10 países con más refugiados están en África. "Debemos reconocer su esfuerzo", ha dicho.

Para Rajoy, "tiene que haber una migración ordenada", porque "hay muchos lugares de Europa donde se necesita gente en un determinado momento" y para eso pueden hacerse convenios "para que la gente vaya, trabaje y luego se vuelva a su tierra o se quede en determinadas condiciones".

Los europeos asumen que es una batalla a medio y largo plazo --"hay que perseverar y no se puede hacer en un cuarto de hora"-- y que hay que combatir las "causas profundas": "Mientras haya pobreza, se violen los derechos humanos y los jóvenes carezcan de oportunidades los movimientos migratorios continuarán".

0 Comentarios
cargando