Ir a contenido

Un mar de voces clama por la libertad de los presos

750.000 personas, según la Guardia Urbana, asisten a otra multitudinaria manifestación en Barcelona

Roger Pascual

La manifestación independentista se ha tomado la calle Marina con más de 750 mil asistentes, que pidieron la libertad de sus presos. / CAMILA TOVAR / FOTO: FERRAN NADEU

Desde que Artur Mas no es el timonel del independentismo las metáforas marinas del 'procés' han bajado como la marea. Pero, cuando más embravecidas parecen las olas, el soberanismo ha vuelto a mirar al mar en busca de esperanza. Una riada de gente, 750.000 personas según la Guardia Urbana, ha abarrotado la calle de la Marina en la enésima demostración de fuerza del movimiento 'indepe'. Con las pantallas de los móviles iluminando más de tres kilómetros de calle, ha lanzado un grito unánime de libertad para sus presos.

"¡Hombre libre, siempre adorarás el mar!", escribía Charles Baudelaire en uno de los poemas de 'Las flores del mal'. Hoy en la calle más marinera de Barcelona el principal deseo era que 10 hombres y mujeres (Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Carles Mundó, Dolors Bassa, Meritxell Borràs, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixartsalgan en libertad lo antes posible. Casi 600 autocares han llevado a Barcelona gente de todo el país y las líneas roja y amarilla del metro (los colores de la 'senyera' y también de la bandera de España) se han desbordado por la avalancha humana que quería demostrar, no solo que el suflé independentista no baja, sino decirles a los encarcelados que "'no esteu sols'".

Ese ha sido uno de los gritos que con más fuerza salían entre las oleadas de 'estelades', lazos solidarios y carteles de libertad "presos políticos" que acompañaban la manifestación al ritmo de los 'hits' de Lluís Llach. Personas de todas las edades han teñido de amarillo la artería de la ciudad durante tres kilómetros, empezando la cabecera en la unión del carrer Pujades con Marina y extendiéndose hasta el cruce de Travessera de Gràcia. Aunque estuvieran físicamente en Barcelona, sus mentes estaban en los presidios de Soto del Real, Alcalá Meco y Estremera.

La cabecera de la manifestación, bajo el lema 'Libertad presos políticos. Somos República', estaba presidida por familiares de los 'exconsellers' presos y de los líderes de Òmnium y la ANC, Jordi Cuixart y Jordi SànchezCarme Forcadellpresidenta del Parlament que salió de prisión el viernes después de haber pagado una fianza de 150.000 euros, no ha acudido a la manifestación por indicaciones de su abogado. Pese a ello varias pancartas se solidarizaban con la presidenta de la Cámara catalana, a la que la fiscalía atribuía (igual que a la Mesa del Parlament) el delito de rebelión por la tramitación de la propuesta de declaración de independencia, entre otros. 

Sí que estaba Joan Josep Nuet, el único miembro de la Mesa puesto en libertad sin medidas cautelares. No ha sido la única representación de los 'comuns' ya que también estaba la alcaldesa Ada Colau y su teniente de alcalde Jaume Asens. Junto a ellos había representantes del PDECat como Neus Munté y Josep Lluís Cleries, de ERC (Roger Torrent), la CUP (Gabriela Serra y Mireia Boya), además del expodemista Albano Dante Fachin y de miembros PNV.

La marcha ha ido bajando con calma chica rumbo al mar hasta detenerse en la avenida Icaria, donde se ha instalado un escenario en el que una orquesta ha hecho un homenaje a Pau Casals después del vídeo de su célebre intervención en la sede de las Naciones Unidas hace cuatro décadas. El silencio durante la interpretación de 'El cant dels ocells', en honor al violoncelista, solo se ha visto interrumpido por el ruido de un helicóptero, que ya es parte del paisaje de la ciudad desde el 1-O, y por los gritos de 'Puigdemont, president'.

Mensajes de los familiares

Ha sido el preludio del turno de parlamentos, en los que los familiares y amigos de los presos han leído mensajes que Oriol Junqueras, el resto de 'exconsellers' encarcelados y de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez hacían llegar desde prisión. "Somos las cabezas de turco. Nos dicen, si queréis ser libres, arruinaremos vuestras vidas", ha aseverado el exvicepresidente sobre los "herederos del franquismo y la complicidad del PSOE".

En la pantalla gigante también se han visto los mensajes grabados por Carles Puigdemont y el resto de 'exconsellers' Clara Pontsatí, Lluís Puig, Meritxell Serret y Toni Comín desde Bélgica. El 'president' cesado ha querido dejar claro que no habrá "barrotes ni exilios" que disuadan a Catalunya de "decidir libremente su futuro a través de las urnas", sin "gobiernos impuestos". Una de las intervenciones más aplaudidas ha sido la de Comín, que ha denunciado la "salvajada inaceptable" de la prisión de sus compañeros y ha destacado la diferencia entre el trato recibido por la justica belga, en comparación con la española.

Uno de los momentos más emotivos ha sido cuando la hija de Jordi Sànchez ha leído el texto escrito entre rejas por el presidente de la ANC. "Gracias por no olvidarnos, sabemos que no estamos solos. Luz en los ojos y fuerza en el brazo. El 21 de diciembre a luchar y a ganar", ha manifestado la pequeña Abril. "Esto no va de héroes. Va de hombres y mujeres que lo han arriesgado todo para defender el mandato democrático surgido de las urnas", ha dicho el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri, que ha querido defender a Forcadell y los miembros de la Mesa. "Nos da igual lo que hayan dicho ante un Estado que solo actúa con venganza. Lo único que cuenta es todo lo que han hecho estos años desde el Parlament y desde la calle por la gente que les votó". 

Próxima estación, Bruselas

Tras el éxito de esta manifestación, la ANC y Òmnium ya planean la próxima demostración de fuerza en la que la novedad no será la 'performance' sino el sitio: Bruselas. Lo ha anunciado el vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, al final de la marcha. La iniciativa de manifestarse en Bruselas surgió la semana pasada del colectivo 'Omplim Brussel·les', y ahora las entidades soberanistas la han asumido como propia para darle un impulso. Finalmente no será el día de la Constitución española, sino el día siguiente, el 7 de diciembre, en plena campaña del 21-D, para lanzar un triple mensaje a "la UE y al mundo". "Conseguir la libertad de los presos, recuperar las instituciones y construir la república".

0 Comentarios
cargando