Ir a contenido

BARÓMETRO DEL GESOP

El 58,4% de catalanes opinan que el debate independentista ha dañado la convivencia

El 40% ha dejado de hablar de política con algún familiar o amigo

El 12% ha roto relaciones y otro 12% ha salido de chats de Whatsapp

Rafa Julve

rjulve40538186 an estelada catalan separatist flag and spanish flag hang 171023200528

Una estelada y una bandera de España, en balcones de Barcelona. / Reuters / Gonzalo Fuentes

¿Ha abandonado usted algún grupo de Whatsapp a causa del debate sobre la independencia? Si así lo ha hecho (no vale con solo haberlo pensado), sepa que forma parte del 12,3% de catalanes que se han encontrado en esa situación. Se trata de un porcentaje relativamente bajo, bastante alejado del que refleja una pregunta más genérica planteada en el último barómetro del GESOP: ¿Cómo cree que el debate sobre la independencia está afectando a la convivencia entre los catalanes? En este caso, el 58,4% del global de encuestados responden que las relaciones sociales se han visto afectadas negativamente, una cifra que se dispara al 83,3% cuando contestan personas contrarias a la secesión y que se queda en el 31,4% cuando opinan soberanistas. En este segundo sector, el 22,2% creen que el debate incluso está mejorando la convivencia.

Fuente: GESOP

El pandemonio político antes llamado ‘procés’ se ha convertido en los últimos meses en monotema de conversación en un sinfín de hogares y centros de trabajo. Y la tensión no ha hecho más que crecer en más de uno. El 63,5% de los entrevistados aseguran que se sienten cómodos para expresar libremente sus ideas en torno a esta cuestión, una cifra que sube al 80,8% entre la población independentista. No obstante, también cabe aquí introducir varios matices. El primero, que el 34,6% de catalanes (hay un 1,9% de no sabe, no contesta) que dicen no poder hablar con comodidad del asunto representa el guarismo más alto desde que se formula esta pregunta (diciembre del 2013). Y el segundo, que por primera vez en este tipo de sondeos el porcentaje de no independentistas que sienten que no pueden expresarse con libertad sobre este debate (49,8%) supera al de los integrantes de ese bloque que dicen no tener problema ninguno (48,3%). En cuanto a afinidades ideológicas, los votantes de la CUP (91,7%) son los que menos incomodidades encuentran a la hora de expresar sus argumentos, mientras que el 68,1% de los del PSC se encuentran en el otro extremo.

Ni hablar del tema

El 40,6% de las personas que han participado en la encuesta explican que han dejado de hablar de política con algún amigo o familiar por culpa del debate soberanista. El 12,8%, además, han llegado hasta el punto de romper la relación con otras personas por este motivo.

De nuevo, es en el sector no independentista donde los porcentajes alcanzan las cifras más elevadas. Casi dos de cada 10 personas contrarias a la secesión (el 18,4%) ya no se hablan con allegados a raíz del monotema político, y el 47,8% de ellas han aparcado esa cuestión en sus conversaciones con amigos o familiares. Es más, la mayoría (el 51,9%) se han reprimido en alguna ocasión a la hora de opinar sobre este asunto. Un panorama que dista del que pintan los independentistas, pues de estos últimos solo el 6,8% han partido peras con alguien por culpa del ‘asunto’ y apenas el 36% se han reprimido en una conversación al respecto. Uno de cada tres sí que han dejado de hablar de política con amigos y familiares.

Fuente: GESOP

Los chats de Whatsapp

Volviendo al Whatsapp pero perpetuándose las diferencias, solo el 8,4% de los secesionistas han abandonado algún chat  “a causa de esta cuestión”. En cambio, el 15,9% de los contrarios a la independencia han pulsado el botón de “salir del grupo”. En este bloque, quienes más lo han hecho han sido los electores del PP (26,3%), el PSC (22,2%) y Ciutadans (21,9%), mientras que en el flanco independentista han sido los votantes del PDECat (8,5%), seguidos de los de ERC (7,9%). Por edades, quienes más han optado por esta acción han sido los catalanes de entre 30 y 44 años (el 15,3%).

0 Comentarios
cargando