Ir a contenido

PULSO SOBERANISTA

Rajoy y Sánchez quieren que las elecciones catalanas sean a final de enero

El Gobierno aprueba este sábado las medidas que aplicará al amparo del 155

Las áreas de Interior, Economia y Presidència serán las más afectadas

Juan Ruiz Sierra / Pilar Santos

Rajoy y Sánchez

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, durante una reunión en el Palacio de la Moncloa. / JOSE LUIS ROCA

Mariano Rajoy reúne este sábado a su Consejo de Ministros para activar el artículo 155 de la Constitución, que permite al Gobierno central tomar las medidas que considere necesarias para obligar a la Generalitat de Catalunya a cumplir la Constitución y las leyes. El jefe del Ejecutivo admitió este viernes en Bruselas la "gravedad" de la situación y subrayó que esas iniciativas para restaurar la legalidad han sido "acordadas por PPPSOECiudadanos y el Gobierno".

Después de muchos informes jurídicos y reuniones estas últimas semanas, Rajoy y sus socios han concluido que, pese a la situación de excepcionalidad, el artículo 155 proporciona el marco necesario para que el Ejecutivo central convoque unas elecciones autonómicas. Según Carmen Calvo, una de las negociadoras del PSOE, y Albert Rivera, líder de C's, el acuerdo con Rajoy es que esos comicios se celebren en enero. El día 28, concretó el presidente del partido naranja. El jefe del Ejecutivo, en una rueda de prensa en Bruselas tras el Consejo Europeo, no quiso confirmar ese extremo. Fuentes de la Moncloa apuntaron que el líder del PP era reacio a cerrar una fecha antes de saber el impacto social del 155 en Catalunya. El ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, señaló la necesidad de recuperar antes la "normalidad" y la "neutralidad" de la Administración. "Eso no se hace de un día para otro", apuntó.  

La opción de Puigdemont 

El Ejecutivo considera, en todo caso, que ha dado margen a Carles Puigdemont para que él convoque elecciones y de esa manera vuelva al marco democrático que le otorgaría hacerlo bajo la ley electoral española. De hecho, aseguran fuentes de la Moncloa, tiene de margen hasta que el pleno del Senado, el día 27, vote el paquete de iniciativas de la Moncloa.

Rajoy justificó que la aplicación del 155 "se toma en última instancia" y que él y sus aliados han sido "muy prudentes" hasta llegar a esa decisión. "Pero no puede haber un territorio donde el Gobierno [autonómico] no cumpla la ley", afirmó en Bruselas.

La situación del Parlament

No se sabe qué pasaría con el Parlament en ese 'impasse', entre la activación del 155 y la convocatoria de comicios por parte de Madrid. Rajoy insistió varias veces en denunciar que Junts pel Sí y sus socios han anulado la capacidad de la oposición, pero no quiso desvelar los planes para la Cámara catalana. Como tampoco quiso confirmar que los medios de comunicación públicos vayan a ser intervenidos. "¿Quién ha dicho eso?", se preguntó antes de remitirse a su comparecencia de este sábado tras el Consejo de Ministros en el que se aprobarán las medidas.

Rajoy dará en persona los detalles de cómo va a desplegar el 155 y el alcance que va a tener no solo en el tiempo sino también en la estructura del Gobierno catalán. Según fuentes de los equipos negociadores, las áreas más afectadas serán las de Interior, Economia y Presidència. Tanto Puigdemont como el vicepresidente y 'conseller' económico, Oriol Junqueras, serían apartados de sus cargos. La intervención de los Mossos se espera que sea una de las primeras iniciativas para asegurar el orden público y el cumplimiento de las órdenes del Ejecutivo central.

Posible desobediencia

Preguntado Rajoy sobre la posibilidad de que los altos cargos afectados desobedezcan, el presidente contestó que confía en que "las autoridades se comporten de una forma más responsable que en las situaciones precedentes". Y en otro momento, ante una pregunta sobre la utilización de la fuerza en ese contexto, respondió que el precepto de la Constitución "no presupone el uso de la violencia". 

Rajoy se llevó de Bruselas el apoyo de los grandes socios. El jefe del Ejecutivo llegó a la cumbre con el tiempo justo y no pudo asistir a la reunión previa de los líderes del Partido Popular Europeo (PPE), una cita a la que fueron los dirigentes conservadores de todo el continente, entre otros, la alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker.

En esa reunión, en lugar de Rajoy, habló el secretario general del PPE, el español Antonio López Istúriz, para explicar la situación de Catalunya. López Istúriz reclamó a sus socios un respaldo sin fisuras a Rajoy, pero no solo ahora, sino también en un futuro próximo, ante las medidas que tenga que tomar. Según fuentes de la Moncloa, en las reuniones para definir el 155 se han tenido muy presentes las imágenes de las cargas policiales que el 1-O dieron la vuelta al mundo. 

0 Comentarios
cargando