Ir a contenido

SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

Santamaría exige a Puigdemont "diálogo en el Congreso"

Apoyada por el PSOE, la vicepresidenta deja claro que solo los diputados pueden ejercer de mediadores

Podemos insiste en la necesidad urgente de hablar y pactar un referéndum con garantías en Catalunya

Iolanda Mármol / Olga Pereda

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sánez de Santamaría, en el Congreso, junto al ministro de Justicia, Rafael Catalá.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenznez de Santamaría, en el Congreso, junto al ministro de Justicia, Rafael Catalá. / EFE / J. J. GUILLÉN

Tensa sesión de control al Gobierno en el Congreso tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros por la crisis en Catalunya. Mientras el presidente del Gobierno preparaba su comparecencia en la Moncloa, en el hemiciclo de la Cámara baja los diputados se han enzarzado en un rifirrafe dialéctico especialmente acalorado, con los nervios a flor de piel.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, - que llegó apenas un minuto antes de tener que intervenir- ha pedido al Govern que vuelva al marco de la ley. "Solo si regresan a la ley el diálogo será posible. Aquí [en referencia al Congreso de los Diputados] se puede dialogar de todo, pero nunca desde la imposición. No cabe mediación entre la ley y la desobedencia. No se necesitan mediadores. Los mediadores estamos aquí sentados [señalando a los diputados]". Mientras, la dipiutada socialista Adriana Lastra ha calificado de "comedia" la sesión de ayer en el Parlament. Apoyando al Gobierno, Lastra ha dejado claro que el diálogo se tiene que dar en las instituciones [el Congreso] no en las iglesias". 

PODEMOS INSISTE

Las declaraciones de la vicepresidenta no han gustado nada en las filas de Podemos. "Dialoguen, por favor", ha pedido Irene Montero tras criticar al Gobierno por agitar la bandera española solo para humilar a los que no piensan como ellos o para recortar derechos contra los homosexuales. "Soy española. No quiero que Catalunya se vaya, pero deben tener la posiblidad de decidirlo", ha concluido insistiendo en la posiblidad de realizar un referéndum pactado y con garantías. Sáenz de Santamaría ha contestado que solo dialogarán en el Parlamento y "en el marco de la ley". Después, ha afeado a Podemos ser un partido que nunca propone soluciones sino que se dedica a "agitar problemas". La vicepresidenta ha avanzado que el Gobierno actuará con "sensatez, serenidad, cordura, responsabilidad, prudencia y moderación" en la crisis catalana.

Justo antes, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha retirado su pregunta sobre Catalunya, puesto que estaba planteada a la vicepresidenta y el Gobierno ha decidido relegar su respuesta a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

El cruce de acusaciones ha sido especialmente intenso entre el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el diputado del PDECat, Joan-Feliu Guillaumes. El posconvergente ha reprochado al Gobierno la actuación policial el 1-O y ha pedido que ponga en valor las peticiones de diálogo llegadas de la comunidad internacional tras una protesta generalizada por el uso de la fuerza en medios extranjeros.

La bancada popular ha abucheado al posconvergente y el ministro Zoido ha respondido con vehemencia'. “No ha sido un referéndum, ha sido un paripé y ustedes lo están utilizando como excusa”, ha alegado.

El ministro ha defendido este miércoles la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en Catalunya como “escrupulosa y respetuosa” y ha insistido en que el Gobierno no ha tomado “ninguna medida excepcional” para hacer frente a la consulta. “Son medidas no excepcionales, que están contempladas dentro de la Constitución para responder a la amenaza de la democracia”, le ha contestado al líder de los ‘comuns’ que le ha reprochado la actuación policial y le ha exigido diálogo después de la declaración del ‘president’ Carles Puigdemont este martes. “Ayer hubo un paso a la distensión”, ha señalado Xavier Domènech, “ahora creo que les tocaría mover ficha a ustedes”.

La pugna por el relato

El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha reprochado al Gobierno una estrategia de comunicación que, a su juicio, ha sido insuficiente y ha permitido al Govern imponer su relato en la prensa internacional. El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha descartado que la visión de la Generalitat se haya impuesto en otros países y ha criticado que las instituciones catalanas hayan empleado “propaganda” para distribuir “mentiras”. “Nosotros no necesitamos mentir ni recurrir a la propaganda. Ellos sí, para ocultar lo que son: una fuerza destructiva que se propone destruir la democracia”, ha acusado Dastis.

0 Comentarios
cargando