Ir a contenido

debate soberanista

Colau acuerda con el Govern no ceder locales para el 1-O

El ayuntamiento y la Generalitat evitan aclarar cuáles serán los puntos de votación

El secretario municipal advierte de que prestar espacios sería ilegal

Roger Pascual Carlos Márquez Daniel

Colau y Puigdemont han llegado a un pacto para el referéndum. / EFE VÍDEO

El Ayuntamiento de Barcelona no cederá espacios municipales para el referéndum unilateral sobre la independencia de Catalunya. La alcaldesa Ada Colau y el 'president' Carles Puigdemont han presentado este jueves un "acuerdo" para que el 1-O se pueda votar en Barcelona, pero sin que el consistorio ponga en riesgo a los funcionarios, línea roja fijada por los 'comuns'. El 'president' ha aplaudido la entente, sobre la que ambas partes han dado pocos detalles.

Fuentes municipales no han querido aclarar aún los términos del acuerdo, aunque sentencian que en ningún caso se vulnerará el informe del secretario del Ayuntamiento de Barcelona sobre la posibilidad de ceder locales públicos para la celebración del referéndum. El documento, de 15 páginas y al que ha tenido acceso este diario, fue solicitado por el gobierno de Colau el pasado día 7 tras recibir la carta en la que Puigdemont y Oriol Junqueras solicitaban al consistorio que abriera los mismos colegios electorales que se usaron para las últimas elecciones autonómicas.

Según el dictamen de este trabajador municipal, la alcaldesa debe acatar las directrices del Tribunal Constitucional si no quiere hacer frente a "responsabilidades, incluida la penal". "El Ayuntamiento no abrirá ningún local", aseguran fuentes del Govern. Todo apunta a que se repetirá lo ocurrido el 9-N del 2014, cuando el entonces alcalde, Xavier Trias, no tuvo que poner ningún colegio, pues se usaron los del Consorci d'Educació, participados en un 60% por la Generalitat y en un 40% por el Ayuntamiento.

Collboni cuestiona el pacto

El segundo teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, ha afirmado que "si ha habido acuerdo" para facilitar el 1-O, ha sido entre partidos "favorables a una movilización", pero no entre la Generalitat y el gobierno municipal, ya que este no facilitará "ni locales ni medios" para la votación.

El también responsable de política municipal del PSC ha remarcado que la decisión "no se ha tomado dentro del gobierno de la ciudad y no se ha debatido". Se da la circunstancia que el anuncio del pacto se produce el mismo día en que el jefe de la Guardia Urbana ha remitido a sus agentes la instrucción de la fiscalía de impedir el 1-O, igual que hizo el miércoles el 'major' de los Mossos, Josep Lluís Trapero, a sus subordinados.

Con independencia de la letra del acuerdo, la música permite a 'comuns' y a Junts pel Sí quedar bien ante sus parroquias. Unos podrán vender su compromiso con la participación sin correr riesgos legales ni ser increpados, evitando que se reproduzcan escenas como la del pasado viernes, cuando decenas de independentistas reclamaron a Colau ante el ayuntamiento que abriera los colegios municipales, tras el anuncio de que el consistorio había suspendido la cesión de locales. Y el Govern podrá presentar ante sus seguidores que en Barcelona, donde estarán puestas todas las miradas, se podrá votar el 1-O.

0 Comentarios
cargando