Ir a contenido

MINISTERIO DEL INTERIOR

Zoido y Forn quitan hierro a su "malentendido" por la célula yihadista

El ministro y el 'conseller' discreparon sobre si la célula está ya desarticulada

Puigdemont subraya que la colaboración entre gobiernos es "magnífica"

Ángeles Vázquez / Madrid

La mesa de evaluación, presidida por el ministro Juan Ignacio Zoido.

La mesa de evaluación, presidida por el ministro Juan Ignacio Zoido. / EFE/JJ GUILLEN

El Gobierno y la Generalitat han querido quitar hierro a su primer roce tras los atentados del jueves en Catalunya. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha dado este sábado por "desarticulada" la célula terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils, pero el 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, le ha contradicho: "Esta es una investigación que se está llevando a cabo desde los Mossos d'Esquadra. No daremos por desarticulada la célula hasta detallar el paradero de todas las personas que forman parte de ella".

Sin embargo, fuentes de ambos departamentos consultadas por Efe han puntualizado horas más tarde que Zoido y Forn han mantenido un contacto telefónico en el que han coincidido en que las buenas relaciones y la coordinación no se han visto afectadas por lo que han considerado "un malentendido que no tiene más recorrido". También el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha salido a la palestra para garantizar que "la colaboración es magnífica y la coordinación, absoluta".

El origen del roce

Según Zoido, con las detenciones que se han producido y la muerte de varios de los terroristas, o en la explosión del chalet de Alcanar (Tarragona) o por disparos de los Mossos, la célula puede darse por desmantelada. Fuentes del ministerio reconocen que, aunque puedan quedar personas por identificar y detener, la célula ya no dispone de capacidad para atentar, por lo que se la considera desarticulada.

Tras una reunión extraordinaria de la mesa de valoración de la amenaza terrorista, el Ministerio del Interior ha decidido mantener el nivel 4 de alerta, aunque adoptando una serie de medidas adicionales. Entre esas medidas, ha explicado el titular de Interior, figura el refuerzo de los dispositivos de seguridad en lugares turísticos y de afluencia masiva de ciudadanos o escenarios de eventos multitudinarios, así como el "refuerzo de dispositivos de reacción frente a un hipotético atentado". Fuentes del departamento negaron categóricamente que el fortalecimiento de la seguridad en lugares muy concurridos pueda suponer que agentes de la Policía o la Guardia Civil pueda patrullar en las zonas competencia de los Mossos d'Esquadra.

Colaboración permanente

No obstante, las investigaciones continúan, y el ministro, tras destacar la colaboración existente desde el primer minuto entre todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, señaló que se está en comunicación con los servicios de inteligencia de "países amigos" para "buscar conexiones". Entre las pesquisas abiertas figura determinar si la organización del plan para atentar pudo partir de países como Francia o Marruecos, país del que eran nacionales varios de los autores.

En total han muerto siete de los terroristas, dos en Alcanar y cinco en Cambrils- y cuatro más detenidos. Los nombres de los integrantes de la célula que han trascendido son, además de los hermanos Oukabir, los de Said Aallaa (18 años, de Ribes de Freser), Mohamed Hychami (24 años, de Ripoll) y Younes Abauaaqoub (22 años, de Ripoll). Aallaa e Hychami, igual que Moussa, fueron abatidos en Cambrils. 

Los Mossos lideran las pesquisas

Pese a haber sido el primero en dar por desarticulada la célula terrorista, el ministro se negó a facilitar datos sobre la investigación diciendo que eran los mossos los que la lideraban bajo la dirección de la Audiencia Nacional, aunque en las actuaciones participaran desde el primer momento tanto la policía como la Guardia Civil,  porque el objetivo común de todos "es la seguridad de todos los españoles".

"De la misma manera que cuando se produjo el atentado fueron los Mossos d'Esquadra el cuerpo que dio la primera información y somos los que estamos dando la información, seremos nosotros los que concluiremos el resultado final de la investigación cuando consideremos que la célula esté totalmente desarticulada", ha asegurado el portavoz de la policía catalana, Albert Oliva.

Zoido aprovechó la comparecencia para destacar la importancia de la colaboración ciudadana a través de los canales puestos abiertos por el Ministerio del Interior. Destacó que el Centro contra la radicalización del Citco había recibido 250 llamadas de ciudadanos alertando de cualquier sospecha que en este sentido pudieran haberles despertado sus vecinos o conocidos. Añadió que algunas de ellas habían permitido comprobar que se debían a personas ya sometidas a seguimiento como consecuencia de su detención previa.

0 Comentarios
cargando