Ir a contenido

EL ÓRDAGO SOBERANISTA

Junts pel Sí dilata la ley del 1-O para evitar ya el revés del Tribunal Constitucional

El Parlament no aborda la tramitación del texto por su "complejidad"

La oposición afea a Forcadell su rol partidista en favor de la alianza en el Govern

Xabi Barrena / Barcelona

La presidenta del Parlamentha comunicado el aplazamiento hasta, por lo menos, la semana que viene. / ALBERT BERTRAN / ATLAS VÍDEO

Ha sido un amago. El adelanto de la vuelta al trabajo de los diputados catalanes incurriendo en la tan poco mediterránea agosticidad no ha servido para dar inicio a los trámites de la ley del referéndum. Habrá quien piense que todo es una operación de engaño al servicio de la guerra de nervios con el Estado, que espera expectante que el texto se abra camino para suspenderlo, vía el Tribunal Constitucional (TC). Otros ven más un síntoma de improvisación, desconcierto e, incluso, cobardía. Lo cierto es que el principal ponente junto con la CUP, es decir, Junts pel Sí, ha preferido dejar pasar la fecha.

El orden del día de la Mesa del Parlament lo dictamina la presidenta del Parlament. Y Carme Forcadell no ha incluido la admisión a trámite del texto, que entró en el registro en julio. Algo tan legal como poco habitual. Las propuestas de ley de los grupos son valoradas por la Mesa en cuanto se reúne, ya sea para permitir que siga su camino o bien para mandarla a la papelera.

Forcadell, que ha comparecido ante los medios para dar cuenta de la enésima notificación que ha recibido del TC, via Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC),esta vez a cuenta de la reforma del reglamento del propio Parlament para permitir la aprobación exprés de leyes, ha afirmado que la no inclusión se debe a que no lo ha considerado "oportuno" dada la enorme "complejidad" del texto. Una aseveración sorprendente por cuanto el texto en sí no parece en exceso complejo ni tampoco su adecuación al marco legal porque, simplemente, lo ignora.

Así las cosas, cabe suponer que lo complejo es gestionar la suspensión del texto a estas alturas, motivo por el que la alianza entre PDECat y ERC, de la que Forcadell forma parte, ha preferido orillar la cuestión como mínimo una semana. La propia Forcadell, cuando ha recordado la situación judicial de los miembros de la Mesa (empezando por ella misma) ha dado pistas de por dónde nace la complejidad. "Es mi competencia y lo estoy valorando. Además, no hay nadie inocente y todos conocemos el grado de judicialización de la política catalana", ha añadido la presidenta de la Cámara.

Ansiedad de los no secesionistas

En este sinfín de paradojas y situaciones equívocas que es el 'procés', los principales indignados por la no inclusión de la ley del 1-O en la reunión de la Mesa han sido los partidos que con más vehemencia se oponen al referéndum. Cabe suponer que por el motivo inverso que JxSí, es decir, para propiciar ya que el TC la suspenda.

CiudadanosPSC y el PP (que no cuenta con representación en el órgano de la Cámara) han arremetido con dureza contra Forcadell por actuar, en su opinión, como mera correa de transmisión de los designios de JxSí, orillando su papel institucional.

"Es todo una sinrazón. La obligación de la Mesa es valorar la admisión a trámite o no de cualquier iniciativa que entre en el registro. Más cuando se trata de la ley más importante de la legislatura, se esté a favor o en contra", ha explicado uno de los miembros no independentistas del órgano colegiado del Parlament.

Junts pel Sí y la CUP registraron la ley a finales de julio. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció a principios de mes que impugnaría la ley del referéndum ante el TC cuando la Mesa la admitiera a trámite y no se esperaría a que llegara al pleno de la Cámara catalana.

Cobardía de Puigdemont

Para Ciutadans, que no se haya abordado la ley del referéndum es una muestra "más" de "cobardía de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras". El PP, vía Xavier García Albiol, ha señalado que la no inclusión de la ley del referéndum en el orden del día es una muestra más del "desconcierto" en el que se vive en las filas secesionistas. Miquel Iceta, líder del PSC, por su parte, ha hablado de "imprevisión" y ha anunciado que reclamará un dictamen al Consell de Garanties Estatutàries acerca de la iniciativa sobre la consulta vinculante. Eso sí, cuando se admita a trámite.

0 Comentarios
cargando