Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Domènech y Puigdemont siguen sin ponerse de acuerdo con el referéndum

Tras la reunión en la Generalitat, los 'comuns' continúan sin ver qué diferencia hay entre el 1-O y el 9-N

El Govern aplauden la disposición a movilizarse del 'colauismo', que creen que terminará votando en la consulta

ROGER PASCUAL / FIDEL MASREAL / BARCELONA

Xavier Domenech este sabado en Sentmenat

Xavier Domènech durante su intervención en Sentmenat. / ACN

El Govern sigue intentando que los 'comuns' se suban al barco del referéndum unilateral, pero de momento no lo consigue. Con este afán, el 'president' Carles Puigdemont se ha entrevistado este lunes en el Palau de la Generalitat con Xavier Domènech, la cara visible de Catalunya en Comú. El encuentro, de una hora y media de duración, y en el que también les han acompañado el vicepresidente Oriol Junqueras y la dirigente 'comuna' Elisenda Alamany, ha sido valorado muy positivamente por parte de todos los asistentes, pese a que no ha habido acercamiento entre las dos hojas de ruta. Y es que los 'comuns' siguen sin ver que el 1-O vaya a ser nada diferente del 9-N.

En un tono de amabilidad pero sin concreciones, Junqueras se ha limitado a afirmar tras la reunión que esta ha sido “muy positiva” y que en defensa de la democracia, la participación de los ciudadanos y el derecho a decidir “se hallarán espacios para trabajar conjuntamente”. Pero sobre la cuestión concreta del referéndum y sus garantías, el número dos del Govern solo ha explicado ambas partes se han emplazado a “seguir hablando de las garantías, la implementación y las consecuencias del referéndum”.

Junqueras no ha dado más detalles de la consulta, si bien ha insistido en que se llevará a cabo “siguiendo las pautas de los procesos electorales habituales”. “Es la mejor manera de demostrar las garantías”, ha añadido tras salir del Palau junto a Domènech. “Hay espacios para colaborar hasta el 1 de octubre y más allá”, ha añadido el vicepresidente.

TURBULENCIAS CONTINUAS

El matrimonio de conveniencia entre el independentismo y el 'colauismo', que se selló a las puertas de Navidad con el Pacte Nacional pel Referèndum, se sigue manteniendo pese a todas las múltiples y variadas turbulencias que ha habido en los últimos tiempos entre ambos bloques. La presión judicial del PP, que se podría acrecentar de aquí a octubre con sentencias como la que podría inhabilitar a la presidenta del ParlamentCarme Forcadell, ayuda a que ninguno de los dos bandos decida romper definitivamente esta alianza estratégica, pese a las divergencias y recelos que siguen existiendo entre ambas facciones.

"Es evidente que la hoja de ruta del Govern no es la nuestra", ha señalado Domènech, quien ha reconocido no obstante que en las próximas semanas seguirán explorando "caminos" de entendimiento. Aunque no ha querido explicar los detalles sobre la logística del referéndum que les han relatado Junqueras y Puigdemont, el líder de los 'comuns' ha reiterado en varias ocasiones que el 1-O sigue "teniendo más el aspecto de otro 9-N" que de un referéndum con las garantías que Catalunya en Comú reclama. Pese a que la confluencia de izquierdas no decidirá su postura sobre el 1-O hasta el 8 de julio, Domènech ya ha avanzado este lunes que su espacio "participará en cualquier movilización" a favor del derecho a decidir.

Fuentes de Govern valoran positivamente la disposición de los 'comuns' a movilizarse e interpretan que Ada Colau y sus correligionarios acabarán votando en el referéndum. Otra cosa ya es que, en caso de hacerlo, acepten implicarse también en los preparativos de la consulta o que decidan darle validez legal al resultado que emane de las urnas. En este sentido, la fórmula por la que ha optado Podem Catalunya, de participar en el referéndum pero considerándolo otra movilización más a favor de un referéndum vinculante, es una de las que más opciones tiene hoy poy hoy.

0 Comentarios