Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Preocupación en el Govern por el voto exterior en el referéndum

Indignación en la CUP por una cuestión clave de cara a la participación del soberanismo en el extranjero

Fuentes del Ejecutivo catalán admiten que el registro de votantes va con retraso

Fidel Masreal Xabi Barrena

Imagen de la campaña del Govern para fomentar el registro de catalanes en el exterior

Imagen de la campaña del Govern para fomentar el registro de catalanes en el exterior / periodico

Según los últimos datos del censo español, son más de 220.000. Se trata de los catalanes residentes en el extranjero. Un caramelo siempre deseado por el soberanismo debido a su perfil de votante mayoritariamente catalanista. Pues bien, según admiten en privado fuentes del Govern, la participación de estos catalanes en el referéndum del 1 de octubre está complicada, tanto por el registro de votantes como por la ley del voto digital. Otras fuentes de Junts pel Sí ven posible una salida: tirar adelante el voto por internet aunque la ley marco no esté todavía aprobada.

Según las citadas fuentes del Govern, el registro de catalanes residentes en el extranjero -un instrumento básico para que el Govern pueda puentear al sistema estatal CERA del Estado- “va muy retrasado”. Preguntado al respecto del número de catalanes que se han inscrito en el registro de catalanes en el Exterior, el ‘conseller’ de Exteriores, Raül Romeva, encargado de poner en marcha este registro desde el pasado mes de marzo afirma que “lo explicaremos cuando toque”. Exteriores afirma que quedan flecos y detalles por acabar de pulir.

La preocupación va más allá del Govern y de Junts pel Sí. La CUP no oculta un profundo enojo y fuentes de la cúpula de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) admiten también su inquietud.      

EL VOTO ELECTRÓNICO, TAMBIÉN CON RETRASO

Paralelamente, otro instrumento que pudiera servir para estimular a esta comunidad de votantes es el voto digital. Pues bien, la ley que regula la votación electrónica en el exterior difícilmente estará aprobada antes de la consulta. Lo admiten también en la ANC y el Govern.

En noviembre la ‘conselleria’ de Governació pronosticó que la ley -solo rechazada por PP y Ciutadans- sería una realidad definitivamente en junio del 2017. Pues bien, la norma sigue pendiente de la presentación de enmiendas. Fuentes del grupo de Junts pel Sí y del propio Govern admiten que será difícil que el texto se apruebe definitivamente antes del referéndum. La norma facilitaría que los catalanes en cualquier punto del mundo puedan emitir su opinión sobre elecciones catalanas y sobre el mismo referéndum del 1-O.

La ley ha de permitir el voto a través de internet con todas las garantías de seguridad y confidencialidad como sucede en otros países. Una de las ventajas de este procedimiento sería superar definitivamente el “calvario” y la “vergüenza” que la ‘consellera’ de Governació, Meritxell Borràs denunció respecto a lo sucedido en las elecciones autonómicas del 27-S del 2015 cuando -de un total de 196.000 censados- se produjeron 21.000 solicitudes para ejercer el derecho a voto pero solo 14.000 pudieron votar por correo. El Govern presentó un recurso ante el tribunal Contencioso-administrativo tras haber recibido 500 quejas ciudadanas por lo farragoso de la tramitación del voto.

Frente a estas dificultades, otras fuentes de JxSí creen posible que se aplique el voto electrónico de los catalanes en el exterior sin necesidad de contar con la ley actualmente en tramitación en el Parlament. Sería una vía alternativa para incentivar el voto de estos 220.000 catalanes y catalanas residentes en el extranjero.

0 Comentarios