Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

La Comisión de Venecia recuerda a Puigdemont que el referéndum debe respetar la Constitución

El 'president' cree que la respuesta es un llamamiento "implícito" a Rajoy a negociar

El organismo europeo subraya que cualquier consulta que les ataña debe pactarse

XABI BARRENA / BARCELONA

Mariano Rajoy y Carles Puigdemont

Los presidentes Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, en el Salón del Automóvil de Barcelona, el pasado 12 de mayo. / JOAN CORTADELLAS

En esto del 'procés' se vive tan a salto de mata que reconforta encontrarse algo que se atiene a un guion. Así, el Govern, por aquello de retener a los 'comuns' en el frente soberanista, aceptó pedir el aval de la Comisión de Venecia, de acuerdo con lo que pedía Catalunya Sí que es Pot. Cuando el Parlament aprobó aquella moción, independentistas y 'comuns' dieron ya versiones contrarias de lo aprobado.

El Ejecutivo catalán, sabedor de que el organismo que lleva el nombre de la ciudad véneta y tiene sede en Estrasburgo, forma parte del Consejo de Europa, es decir, participa del 'club de estados' que es la Unión Europea sabía que si pedía el aval, como decía el texto del Parlament, recibiría un portazo. Así que, en la carta que Carles Puigdemont envió a Gianni Buquicchio (presidente del organismo)  no lo pidió y se limitó a informar del estado de la situación.

Este sábado ha llegado la respuesta. Con dos partes, una de diáfana y meridiana ("cualquier referéndum debe ser llevado a cabo de acuerdo con al constitución y la legislación en vigor") y otra de interpretable ("Para que la comisión intervenga debe haber un acuerdo con las autoridades españolas"). Y como manda el cánon, el Govern ha puesto el énfasis en lo del acuerdo, entendiendo que es una exigencia al Gobierno de Mariano Rajoy para que negocie, a pesar de que la formulación no deja muchas dudas ("Sin duda usted es consciente" de que debe de haber pacto, dice la misiva al 'president').

La carta se ha remitido a Puigdemont con copia al embajador representante permanente de España en el Consejo de Europa, Luis Javier Gil. 

CARTA CON COPIA

El propio Puigdemont ha publicado en Instagram que la respuesta "avala" la posición catalana y es un llamamiento "implícito" a Mariano Rajoy para que negocie. Y en una entrevista al diario 'Ara', el 'president' ha reiterado su plena disposición a acudir al Congreso, eso sí, solo si es para debatir cara a cara con Rajoy y después de haberse fijado la fecha y la pregunta del referéndum. "Si es para una maniobra de escarnio que escenifique un nuevo portazo, no participaré", sentencia Puigdemont.

LA OPOSICIÓN APLAUDE

Como no era menos esperable, la oposición ha cargado por la vía del respeto al marco legal. Ciutadans ha aplaudido la respuesta. "Obvio", ha tuiteado Inés Arrimadas, ante el emplazamiento de este organismo consultivo a respetar la Constitución y la legislación española. Más explícito, como es habitual, ha sido Xavier García Albiol (PPC), calificando la carta de "patadita en el trasero" de Puigdemont y del vicepresidente Oriol Junqueras, a quienes ha tachado de "farsantes".

0 Comentarios