Ir a contenido

La Fundación Mapfre dedica la mayor retrospectiva al fotógrafo "revolucionario" Duane Michals

La Fundación Mapfre en Barcelona dedica la mayor retrospectiva hecha hasta ahora al fotógrafo "revolucionario" Duane Michals, considerado uno de los renovadores del lenguaje fotográfico que ha llevado más allá con la inclusión de textos, secuencias y vídeos en diálogo con otras artes.

Lo han explicado la comisaria de la exposición, que se podrá ver hasta el 10 de septiembre en la Casa Garriga i Nogués, Enrica Viganó y el director de Cultura de Fundación Mapfre, Pablo Jiménez Burillo, acompañados del fotógrafo estadounidense.

"Para mi, la fotografía son preguntas", ha dejado claro el fotógrafo al inicio de su discurso, en que se ha mostrado fascinado por el campo de las emociones, el misterio y lo desconocido.

En 1958, Michals viajó a Rusia en su primer periplo fuera de EE.UU. y con una cámara prestada se inició en las artes fotográficas, que sigue cultivando a sus 85 años de edad muy influenciado por el cine, y en diálogo con el arte contemporáneo, la poesía, la filosofía y la literatura.

Para Michals (Pennsylvania, 1932), el arte es por encima de todo expresión, y para ir más allá del "frustrante" silencio que impone la fotografía, empezó a utilizar recursos como los textos a pie de foto, así como secuencias que muestran el antes y el después de la verdad fotográfica.

"Cuando observas mis fotografías, estás observando mis pensamientos", dice el profesional, en una frase que se convierte clave para explicar su trabajo y filosofía de vida que le lleva a hablar de amor, muerte, mujer y homosexualidad.

La exposición empieza con una selección de retratos tomados durante un viaje turístico por la antigua Unión Soviética, y le sigue una muestra de sus pintores de referencia de los que sacó inspiración y fantasía para seguir adelante: Balthus, René Magritte y Giorgio de Chirico.

La muestra también hace parada en la primera serie destacada de Michals que, inspirada en el fotógrafo Eugène Atget, documentó una Nueva York vacía y silenciosa de un domingo por la mañana en que el artista encontró un marco para escenfificar sus futuras historias.

Un amplio espacio se hace eco de las secuencias fotografiadas por Michals, así como por las preguntas sin respuesta, los foto-textos, la recuperación de la técnica de pintura al óleo sobre instantáneas y una crítica sobre el mercantilismo en el arte contemporáneo en la sala 'De cómo la fotografía perdió su virginidad camino del banco'.

PROYECTO INÉDITO DE CORTOS

En la última sala, se puede visitar un proyecto inédito de Michals realizado en formato vídeo, y en que muestra una serie de cortometrajes donde se unen las invenciones formales con unos contenidos que van de la polética a la comunicación interpersonal.

El fotógrafo ha revelado que se encuentra inmerso en la preparación de una pequeña exposición dedicada al presidente de EE.UU., Donald Trump: "Mi nueva frontera es atacar a Donald Trump, que no me cae muy bien, tanto como pueda y dejar de ser una persona educada".

0 Comentarios