Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA DEL SOCIALISMO

Los avales confirman que el PSOE está partido en dos

Díaz fracasa en su intento de arrasar y solo logra 6.000 firmas más que Sánchez, que da la sorpresa

López también pasa el corte por poco entre unos militantes hipermovilizados ante las primarias

Juan Ruiz Sierra Roger Pascual

Susana Díaz, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en septiembre del 2015 en Madrid.

Susana Díaz, Pedro Sánchez y Miquel Iceta, en septiembre del 2015 en Madrid.  / DAVID CASTRO

Susana Díaz buscaba arrasar. Dar un golpe psicológico de tal calado que la única interpretación posible fuese la inevitabilidad de su triunfo en las primarias del PSOE, que culminarán con la votación de los 187.949 afiliados el próximo 21 de mayo. Los aparatos que la apoyan, los más numerosos, habían tocado a rebato en los últimos días, buscando el mayor número de avales para su candidatura. El objetivo era doblar en respaldos a Pedro Sánchez.

Así que este jueves, cuando acababa el plazo de recogida, el equipo de Díaz entregó una enorme cantidad de firmas (63.610, un tercio del total de afiliados), pero Sánchez, contra todo pronóstico, sin contar con músculo orgánico, se quedó muy cerca de ella: 57.369 rúbricas, solo 6.000 menos, confirmando que la batalla por el liderazgo socialista, por mucho que se empeñe la presidenta de la Junta, está muy abierta. Y el PSOE, partido en dos y sin ninguna vía de reconciliación a la vista.

Pedro Sánchez da la sorpresa con más de 57.000 avales, y arrolla en número de avales en Catalunya / DANNY CAMINAL / EUROPA PRESS VÍDEO

El tercer candidato, Patxi López, logró por poco los avales necesarios para continuar en la carrera (12.000, algo más de los 9.368 requeridos, que representan el 5% del censo), pero se quedó tan lejos de sus contrincantes que casi nadie continúa creyendo que tenga alguna posibilidad. Los socialistas se encuentran polarizados entre Sánchez y Díaz, y el resultado final de esta pugna, la más cruenta en la historia reciente del partido, estará muy ajustado. Si gana el exsecretario general, el PSOE volverá a estar sometido a todo tipo de convulsiones, en especial en aquellos territorios cuyos líderes, que en su mayoría son también mandatarios autonómicos, están detrás de la presidenta de Andalucía. Y si gana esta, será por poco. Pase lo que pase, será imposible silenciar a Sánchez.

Mapa de los avales del PSOE por comunidad

MOVILIZACIÓN SIN PRECEDENTES

Las cifras de firmas no son definitivas. Falta el recuento de la dirección, que llegará esta madrugada tras comprobar que todos los avales corresponden a militantes en activo y anular aquellos que se repitan. Pero si los números oficiales se acercan a los aportados por cada una de las candidaturas, significa que un 70% de los afiliados han respaldado a uno de los tres aspirantes. No hay precedentes de una movilización de este tipo entre los socialistas, que prefigura una elevada tasa de participación en los comicios de dentro de dos semanas.

Cuantos más militantes voten, coinciden los equipos de Sánchez y de Díaz, más posibilidades tendrá el exsecretario general, que este jueves, pese a quedar segundo, se vio vencedor de la contienda. Pocos esperaban que fuese capaz de lograr un resultado así. Los avales son públicos. Los militantes firman con nombre y apellido, y por lo tanto están sujetos a las presiones de sus aparatos. El voto, en cambio, es secreto, por lo que aquellos afiliados que no compartan con sus líderes la decisión de abstenerse ante el PP pueden dar ahí rienda suelta a su malestar sin temor a represalias.   

En el bando ‘susanista’ ocurrió todo lo contrario. En un primer momento, enmudeció. Poco después empezó a sembrar dudas sobre las cifras de su adversario. “No cuadran”, dijeron varios defensores de la presidenta de la Junta. Según esta versión, Sánchez habría exagerado su número de avales para acaparar en un primer momento los titulares y después, cuando la gestora lo rebajase, volver a quejarse de la supuesta parcialidad de quienes deben controlar el proceso interno.

El exsecretario general logra su mejor resultado en Catalunya, donde obtiene el aval de la mitad de los militantes del PSC

“Es una acusación producto del pánico a perder. Puede haber algún error, avales duplicados, pero nada de inflar a sabiendas. Los hemos recogido en los actos, gracias a la ilusión que está despertando el proyecto”, contestó uno de los principales colaboradores del exsecretario general.

POR TERRITORIOS

En ningún territorio ha pisado Sánchez con más fuerza que en Catalunya, donde la ventaja respecto a sus rivales es abrumadora. En la autonomía, según sus propios datos, reunió 6.058 avales, cifra que englobaría a casi la mitad de los militantes del PSC. Díaz se quedó en 974 firmas. López, en 500.   

En una primera aproximación, sujeta a los cambios que traiga consigo el recuento definitivo, la batalla, por comunidades, quedaría así. Díaz habría ganado en Andalucía (donde obtuvo 26.551 firmas, el 42% de su cifra total), Madrid, Extremadura, Castilla-la Mancha, Aragón y Murcia. Sánchez, en Catalunya, Valencia, Baleares, Galicia, Castilla y León, Asturias, Canarias, Cantabria, La Rioja y Navarra. López, solo en su Euskadi natal. “La estrategia de esta campaña no pasa por una confrontación de avales. Esto no es ni siquiera una meta volante. Esto es la parrilla de salida”, dijeron en el equipo del exlendakari. Pero Sánchez y Díaz se tomaron este proceso como algo que va mucho más allá: una primera vuelta de las primarias. 

0 Comentarios