Ir a contenido

TENSIONES EN LA FORMACIÓN MORADA

Iglesias gana por la mínima a Errejón entre las bases de Podemos

La propuesta organizativa del líder del partido morado obtiene el 41,5% de los votos frente al 39% de su número dos

El congreso de la organización se celebrará con las reglas defendidas por el secretario general, pese a la contestación interna

Juan Ruiz Sierra

Echenique, ha asegurado que no interpreta los votos como que Podemos esté dividido sino que hay diferencias de opiniones / EFE / EUROPA PRESS VÍDEO

El primer enfrentamiento directo y en todo el Estado entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón se saldó este jueves con una estrechísima victoria del primero. La propuesta organizativa del secretario general para el próximo congreso de Podemos, conocido como Vistalegre II y que se celebrará en Madrid del 10 al 12 de febrero, ganó en la consulta entre las bases del partido morado por un margen escaso. Su esquema logró 40.380 votos (el 41,57% del total) frente a los 38.419 del modelo defendido por el sector del secretario político del partido morado (39,12%) y los 10.313 del sector anticapitalista (10,5%). Había otras opciones, pero sus apoyos fueron menos relevantes.  

Se trataba de una votación altamente técnica, donde no se dirimía el contenido del cónclave sino su formato: el sistema de elección del proyecto y la dirección. La propuesta de Iglesias consiste en una votación conjunta sobre el proyecto y los candidatos, a través de un sistema que favorece a la lista mayoritaria, algo que favorece sus opciones. “Las personas tienen que estar ligadas a las ideas. Yo no quiero que la gente me vote por mi cara”, ha venido argumentando el secretario general.

Errejón, que hasta ahora no ha discutido el liderazgo de Iglesias, a quien le une una larga y estrecha relación abundante en roces durante los últimos tiempos, considera que esa fórmula impide un debate sobre el rumbo de Podemos. El número dos y portavoz parlamentario del partido abogaba por votaciones separadas, mediante un método más proporcional. “Primero las ideas políticas y luego las caras”, ha señalado en las últimas semanas.

Y después, por último, estaba la propuesta del sector anticapitalista, encabezado por el eurodiputado Miguel Urbán. En lo organizativo coincide con la corriente ‘errejonista’, a través de un partido más descentralizado, pero en términos políticos se sitúa más cerca de las tesis de Iglesias, quien se ha esforzado por acercarse a esta corriente: radicalización del discurso y mayor presencia en la protesta social.   

LAS CONSECUENCIAS

Aunque en la superficie se tratase solo de cómo enfocar el congreso, lo que se dirimió tendrá importantes consecuencias en el partido morado, algo que explica en parte la elevada participación en esta convocatoria: 99.612 inscritos votaron desde el lunes, un 22,7% del total de las bases (436.452), y el 38,9% si solo se toma en consideración los militantes “activos” (254.533), que son los que han participado este año en alguna otra consulta.

“Si el documento que presenta mi equipo sale derrotado, yo no puedo ser secretario general”, señaló el pasado martes Iglesias en Radiocable, convirtiendo así esta consulta en una suerte de plebiscito sobre su autoridad. Bajo este prisma, el desenlace de este jueves, cuya comunicación se retrasó tres horas debido a un "problema técnico", pone de manifiesto que se enfrenta a una fuerte contestación interna. Casi el 60% de los militantes que votaron no respaldan su propuesta. "Aquí no hay vencedores ni vencidos. Ahora ya podemos discutir de lo importante: qué Podemos necesita España. Nuestra gente está pidiendo acuerdo a voces y yo asumo esta responsabilidad", dijo tras conocerse los resultados el líder, quien también admitió que "quizá la imagen que ha transmitido el partido no ha sido la mejor".

UNA DERROTA DULCE

Los afines al número dos, mientras tanto, acogieron la derrota con satisfacción. Según su relato, Iglesias tenía a la mayoría de los aparatos de su parte, pero la diferencia fue de apenas dos puntos y ellos mostraron que tienen detrás a casi el 40% de los afiliados, un porcentaje que ahora utilizarán para negociar con el secretario general. Del desarrollo de este proceso dependerá si Errejón presenta o no en el congreso una lista alternativa. El número dos, de momento, ha emplazado a Iglesias a "entenderse" tras constatar que en Podemos conviven "dos propuestas muy equilibradas y complementarias".

La consulta vino precedida de un Consejo Ciudadano en el que Iglesias pidió un Podemos sin facciones. “No se deben construir corrientes ni partidos dentro del partido”, dijo el pasado sábado. Fue un mensaje directo a Errejón durante una cita que sirvió para pactar, tras cinco horas, el equipo técnico que debe preparar el cónclave. Está integrado por siete miembros: tres ‘pablistas’, tres ‘errejonistas’ y un anticapitalista. Un síntoma más de que los bloques se encuentran, al menos de momento, muy lejos de desaparecer.  

Los anticapitalistas piden poner fin a la "confrontación"

La corriente anticapitalista de Podemos acató los resultados de la consulta y pidió que el partido acuda a Vistalegre II dejando atrás la «confrontación» entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. En un comunicado, los dirigentes anticapitalistas Miguel Urban y Diego Pacheco admitieron que el resultado de su corriente (un 10,5% de los votos) no fue el que les habría gustado, aunque señalaron que era «difícil» plantear alternativas en la batalla polarizada entre Iglesias y Errejón. Aun así, se felicitaron por haber introducido una «cuña» en el debate, la de que cada vez son más los que creen que hay que acercar a las dos principales corrientes.

0 Comentarios