Ir a contenido

Pedro Sánchez: "Si Susana Díaz quiere liderar el PSOE, que dé un paso al frente"

El exdirigente socialista acusa a medios y empresarios de dificultar un pacto con Podemos, en una entrevista con Jordi Évole

Pedro Sánchez y Jordi Évole, durante la entrevista del 30 de octubre del 2016.

Pedro Sánchez y Jordi Évole, durante la entrevista del 30 de octubre. / periodico

Inmerso en su campaña para volver a dirigir el PSOE, Pedro Sánchez ha lanzado este domingo su primer dardo a su principal adversaria, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Entrevistado por Jordi Évole en el programa 'Salvados' de La Sexta, el exsecretario general socialista ha emplazado a Díaz a concurrir a las primarias para liderar el partido. "Si Susana Díaz quiere liderar el PSOE, tiene la responsabilidad y la obligación de dar un paso al frente y presentarse" al congreso, ha dicho. El socialismo andaluz tiene que reflexionar sobre su papel en el partido a nivel nacional, como factor de estabilidad", ha afirmado Sánchez durante la entrevista.

El exsecretario general del PSOE ha asegurado que tiene "ganas, voluntad y fuerza" para volver a liderar el partido, y se presentará al próximo congreso del partido si la militancia le apoya. "Si veo que hay agua en la piscina, no faltaré a la cita", ha dicho, retando además a Díaz a optar por el liderazgo socialista, y acusando al PSOE de Andalucía de no haber sido "estabilizador".

En la entrevista, Sánchez ha insistido en que, después de dejar su acta de diputado, se va a dedicar a recorrer España para escuchar a los militantes del PSOE y ha explicado que, si siente que tiene apoyo, intentará volver a la secretaría general del partido. "No estoy muerto, aquí estoy", ha remachado cuando se le ha planteado si Díaz ha querido acabar con él.

CRÍTICAS A LA GESTORA

También ha acusado a la gestora que ahora dirige el PSOE de llevarle a renunciar, al no permitir que solo se abstuvieran 11 diputados socialistas en la investidura de Mariano Rajoy. A su juicio, la actual dirección del partido quería situarle ante una situación "imposible": o se abstenía o rompía la disciplina y el mandato del comité federal. "La única opción que tenía era salir del Congreso", ha dicho, para después subrayar que esta era "la intención" de la gestora, quitarle "cualquier tipo de plataforma y de recursos" para el proceso de primarias que se abrirá "contra los aparatos" que, ha dicho, actuarán apoyando a "otras candidaturas".

Sánchez también ha acusado a medios de comunicación, incluso "supuestamente" de izquierdas, y empresarios de trabajar para impedir un pacto entre el PSOE y Podemos para alcanzar el Gobierno. El exdirigente socialista ha cuestionado el "pensamiento único" editorial contra el "entendimiento entre las dos izquierdas".

Entre los "errores" cometidos durante los tres años al frente del PSOE, ha destacado el haber calificado de "populista" a Podemos poco después de ser elegido secretario general del partido. "No sabía lo que significaba entonces, lo que había detrás de Pablo Iglesias", ha admitido Sánchez, destacando el "impulso renovador" que existe en Podemos como una de las carencias del PSOE actual. Si el PSOE quiere seguir optando a gobernar España, “debe mirar de tú a tú y trabajar codo con codo con Podemos", ha asegurado Sánchez.

El exlíder socialista ha confesado que decidió oponerse a la investidura de Rajoy después de las elecciones del 26 de junio, tras una conversación con el propio presidente del Gobierno en la que este le dijo que necesitaba al PSOE tanto para la investidura como para gobernar.

El exsecretario general del PSOE también se ha referido a Antonio Hernando, al considerar como "una decepción personal" su decisión de continuar como portavoz socialista en el Congreso y la de apoyar la investidura de Rajoy con la abstención de los diputados del PSOE. "Me da lástima que tomara esa decisión", ha dicho Sánchez, que ha trasladado su decepción a otros dirigentes socialistas a los que reprocha que no se hayan comunicado con él desde el pasado 1 de octubre, cuando dimitió como secretario general.

EL PAPEL DE FELIPE GONZÁLEZ

Además de los "chascos" y "sorpresas para mal", como ha denominado Sánchez estos episodios con compañeros de partido, el exsecretario general del PSOE ha negado que prometiera a Felipe González una abstención que permitiera un gobierno del Partido Popular, tal y como aseguró el expresidente. En su opinión, 30 años atrás, Felipe hubiera votado 'no' a Rajoy.

Sobre Catalunya, ha considerado que la crisis política allí solo se va a poder resolver votando sobre un acuerdo acerca de la reforma constitucional. "España es una nación de naciones. Esto es algo de lo que tenemos que hablar y tenemos que reconocer", ha indicado.

0 Comentarios