Ir a contenido

EL PULSO INDEPENDENTISTA

Puigdemont promete un referéndum en un año con o sin el Estado

El presidente de la Generalitat elude concretar como vencerá el bloqueo estatal a una iniciativa unilateral

El jefe del Govern se compromete a aprobar las leyes de desconexión y exige confianza a la CUP para los presupuestos

FIDEL MASREAL / BARCELONA

Puigdemont se enfrenta a la cuestión de confianza:O referéndum o referéndum, en septiembre del 2017 / FERRAN SENDRA

No busquen en el discurso del 'president' de este miércoles soluciones concretas a la creciente desigualdad social, a las listas de espera o la vivencia de tantos trabajadores pobres y familias sin ingresos. Sin embargo, la de este miércoles ha sido la intervención de mayor calado independentista de un presidente de la Generalitat desde la recuperación de la democracia, de la que deberá tomar nota el próximo inquilino de la Moncloa. Eso sí, la firmeza de Carles Puigdemont con su compromiso de "o referéndum o referéndum", en el plazo de un año, no ha ido acompañada de una explicación clara sobre cómo piensa llevar a cabo esta consulta si el Estado, como es de prever, activa los mecanismos legales para impedirla.

"La resolución de la demanda catalana se hará de esta manera: o referéndum o referéndum"

Si se celebra o no el referéndum unilateral (palabra que, evidentemente, Puigdemont solo ha usado para asociarla a las actitudes del Gobierno del PP), se verá a finales de septiembre del 2017, porque el 'president' incluso ha puesto fecha a su desafío. Pero lo que sí se ha garantizado de entrada el jefe del Govern es superar su más que precaria situación en el Parlament el pasado junio, cuando su único socio, la CUP, le impidió aprobar los presupuestos. Y es que, tras una hora de invectivas de Puigdemont contra el Estado, la diputada 'cupaire' Anna Gabriel solo pudo asumir que lo prometido por el 'president' coincide plenamente con la visión de los anticapitalistas.

¿En qué consiste el desafío? De entrada, en un emplazamiento al Estado para pactar el referéndum. Puigdemont ha pedido "coraje y compromiso" a los líderes españoles para pactar el referéndum. Al mismo tiempo, lanzaba duras críticas contra los que dentro del PSOE censuran la intención de Pedro Sánchez de intentar una negociación con los independentistas, con lo que el propio Puigdemont admitía la enorme dificultad de un referéndum acordado porque el Estado "ha ido a peor" durante los meses que lleva el Gobierno en funciones.

"Perseguiremos el acuerdo hasta el último día pero si llegamos al final de la legislatura y no ha habido respuesta positiva estaremos a punto de subir el último escalón"

También ha quedado claro para el 'president' que este emplazamiento (que incluye negociar fecha, pregunta y porcentajes mínimos de participación en la consulta) no paraliza un calendario secesionista. La contundencia de un independentista de toda la vida se expresaba en términos como los siguientes: "No he venido a intentar hacer sostenible un autonomismo obsolescente ni a enterrar las esperanzas de tanta buena gente con juegos semánticos" [...] "Yo no fallaré, pero no podré cumplir sin una mayoría en el Parlament sin fisuras y sin la gente movilizada cuando haga falta, que hará falta, y sé que no fallará".

ENCARGOS A JUNQUERAS Y ROMEVA

Lo que no ha concretado Puigdemont es cómo piensa hacer viable un referéndum sin el apoyo del Estado, visto el precedente del 9-N del 2014. Se ha limitado a afirmar que encargará al vicepresidente del Govern y líder de ERCOriol Junqueras, que inicie "la arquitectura" del referéndum, y al 'conseller' de Exteriors, Raül Romeva, la organización de la consulta. 

"Aconsejo que quien no tenga intención de aprobar los presupuestos que nos ahorre la duda y el tiempo y mañana no me otorgue la confianza”

Para desvanecer dudas sobre la unidad en torno a esta propuesta, Puigdemont ha asegurado que el encargo "apela a todo el Govern, que asume la responsabilidad entera". Una manera de decir que existe ya un consenso en torno a esta estrategia, que pasa por que se disponga ya de las llamadas "leyes de la desconexión" y toda la arquitectura institucional. "A finales de junio del 2017, tendremos preparadas las estructuras de Estado necesarias para poder actuar como un Estado e integrarnos en la Unión Europea y en la comunidad internacional. Estamos preparados", ha proclamado, obviando dificultades tales como el ingreso en la propia UE, sin ir más lejos.

Puigdemont ha hablado de consenso en el Govern cuando este no existe --o hasta este miércoles no existía-- en su propio partido. ¿Significa ello que Puigdemont ha usado su autoridad para lanzarse a una piscina en la que habrá que ver si hay agua? "La habrá", responde un miembro del Govern. El 'president' cree que la vía expuesta es factible y que hay que tener en cuenta que en junio del próximo año las condiciones políticas serán distintas. Los menos entusiastas en su partido esperan que el envite del jefe del Ejecutivo catalán sirva para forzar una negociación con el Estado. Otros creen que, en cualquier caso, si el referéndum no es materialmente posible, siempre queda la opción de una declaración de independencia (de la que no ha hablado Puigdemont en su discurso pero sí está en el programa electoral de Junts pel Sí) y unas elecciones de tipo constituyente.

ATAR A LOS ANTICAPITALISTAS

Eso será dentro de un año, si es que sucede. Pero, de entrada, Puigdemont espera tener atada a la CUP también con los presupuestos aprobados. En su discurso, ha reclamado que le voten este jueves solo quienes quieran aprobar las cuentas: "Aconsejo que quien no tenga intención de aprobar los presupuestos, que nos ahorre la duda y el tiempo y mañana no me otorgue la confianza".

Un tono contudente que ha presidido todo el discurso, incluidas las referencias al Gobierno del PP e incluso a la situación del PSOE. Este jueves, en el debate con los grupos, las inconcreciones sobre esta nueva versión de la hoja de ruta quizá se resuelven. Pero el independentismo ya tiene otra fecha y otra Ítaca: el referéndum sí o sí dentro de un año.

0 Comentarios
cargando