Ir a contenido

LAS 150 MEDIDAS ACORDADAS

Un acuerdo que mira al del PSOE

C's arranca al PP un plan social de 29.000 millones en cuatro años

El texto prevé ingresar 1.000 millones extras de los defraudadores acogidos a la amnistía fiscal

ROSA MARÍA SÁNCHEZ / MADRID

undefined35308552 madrid 28 08 2016 pol tica firma del acuerdo de investidu160828131003

Albert Rivera y Mariano Rajoy, en la ratificación del acuerdo entre sus partidos en el Congreso.  / AGUSTIN CATALAN

El pacto firmado entre PP y Ciudadanos para que el partido de Albert Rivera preste sus 32 votos a la investidura de Mariano de Rajoy incluye “150 compromisos para mejorar España", según el título elegido por sus negociadores.

El documento incluye un amplio paquete social (unos 29.000 millones para los cuatro años de la legislatura) que en su mayoría ya aparecía en el “Acuerdo para un Gobierno reformista y de Progreso” que el líder del PSOE, Pedro Sánchez pactó con Albert Rivera en febrero pasado antes de las dos fallidas investiduras del socialista. “De las 150 medidas firmadas con Rajoy, 100 las firmé con Sánchez”, ha afirmado Rivera.

Rivera ha agrupado las 150 medidas del pacto en cuatro grandes bloques. El primero se refiere a reformas económicas, de empleo y fiscalidad. El segundo, a políticas sociales. El tercero se ha reservado a reformas institucionales y el cuarto lo ha denominado “Pacto por España”.

Las principales coincidencias con el pacto C’s-PSOE se sitúan en el bloque social. También las hay en lo que ahora se ha bautizado como “Pacto por España”. En el bloque económico las escasas diferencias se sitúan en el terreno fiscal.

Las mayores diferencias entre el actual pacto con el PP y el del PSOE hay que buscarlas en el capítulo de reformas institucionales. Rivera no ha logrado arrancar a Rajoy lo que sí logró de Sánchez: la supresión de las Diputaciones y la posible desaparición del Senado. Las profundas alusiones a la reforma constitucional incorporadas en el pacto socialista se han convertido ahora en una mera declaración de intenciones.

LA CUESTIÓN CATALANA

El llamado “Pacto por España” pretende “la defensa de la unidad de España y de la soberanía nacional” y buscar un pacto para “la defensa de la Constitución” que, entre otras cuestiones, impida “todo todo intento de convocar un referéndum de secesión de cualquier parte del territorio nacional.

En el pacto con el PSOE se hablaba de “oponerse a todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España”, pero no existían las actuales referencias a “defender la unidad de España como nación de ciudadanos libres e iguales”.

BLOQUE SOCIAL

El PP se compromete a dedicar 1.300 millones en el 2017 (2.100 millones cada uno de los tres años siguientes) a un complemento salarial garantizado para los sueldos más bajos. También hay 1.000 millones en el 2017 (otros 1.560 anuales hasta el 2020) para un plan contra la pobreza infantil.

Ambas medidas ya aparecían en el acuerdo con el PSOE, si bien entonces el partido de Rivera aspiraba a unas mayores dotaciones presupuestarias, cuando no había datos del desvío del del déficit público.  

También hay planes de educación infantil de 0 a 3 años y de gratuidad de libros de texto, la ampliación y equiparación de los permisos de maternidad y paternidad, financiación del sistema de dependencia y revertir los recortes de los últimos años en sanidad y educación.

Rivera ha incluido en este bloque el compromiso del PP de paralizar la aplicación de la reforma educativa de la Lomce así como el de “implantar una educación bilingüe y trilingüe de calidad en la escuela pública, que garantice a todos nuestros jóvenes el dominio del inglés”. Ambas cuestiones ya aparecían en el texto firmado por el PSOE.

El plan de gasto social se desplegará a razón de 5.000 millones el primer año y algo menos de 8.000 millones cada uno de los tres años siguientes de la legislatura. Para financiarlo se cuenta con una reforma del impuesto de sociedades, medidas contra el fraude fiscal y ahorros en las administraciones públicas (diputaciones y Senado, sobre todo).

EMPLEO Y FISCALIDAD

C’s ha incorporado en su pacto con el PP el mismo sucedáneo de contrato laboral único que ya asumió el PSOE: un nuevo contrato de una duración máxima de 2 años e indemnización creciente por despido. El compromiso de regular un fondo de capitalización para cada trabajador al estilo de la conocida como “mochila austríaca” para acumular cantidades a lo largo de toda la vida laboral es otra de las coincidencias.

En materia fiscal, PP y C’s asumen bajar en dos puntos el IRPF cuando el déficit público baje del 3% el PIB (el PSOE solo se comprometió a no subirlo) mientras que el IVA cultural solo bajará al 10% para espectáculos en directo (el cine seguirá al 21%).

Una de las medidas a las que más se ha resistido el PP es la revisión de la amnistía fiscal para hacer pagar más a los defraudadores que se acogieron a ella en el 2012. Por esta medida se han consignado unos ingresos extra de de 1.000 millones, por debajo de los 2.800 millones que había estimado Ciudadanos.  

En ese bloque también se han incorporado compromisos de apoyo a los autónomos o la revisión de la lista de paraísos fiscales.

REFORMAS INSTITUCIONALES

Aquí apenas se ha logrado un compromiso de ahorro de 1.000 millones en las diputaciones y en el Senado, que se reformará para reforzarlo como cámara territorial.

Sí se han logrado avances en la despolitización de la Justicia. Doce de los 20 miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) serán designados por los propios jueces; el resto, por los grupos parlamentarios. Además, el Fiscal General del Estado podrá ser reprobado y cesado por el Parlamento.

Este bloque incluye el pacto anticorrupción asumido por el PP así como el compromiso de iniciar la reforma de la financiación autonómica a partir del primer mes de la nueva legislatura.

0 Comentarios