Ir a contenido

Pablo Iglesias se postula para ocupar un "nuevo espacio socialdemócrata"

El candidato de Unidos Podemos advierte a Pedro Sánchez que el vencedor de las elecciones se mide en votos, no en escaños

Iolanda Mármol

Pablo Inglesias y Alberto Garzón llega al Hotel Ritz de Madrid a un desayuno informativo.

Pablo Iglesias y Alberto Garzón. / periodico (AGUSTIN CATALAN)

Más moderado que nunca, Pablo Iglesias se ha presentado este lunes como socialdemócrata en un coloquio informativo en el Hotel Ritz y se ha mostrado dispuesto a conquistar, sin complejos, ese lugar del tablero político sin necesidad de recurrir a inventar nuevas "etiquetas" que definan esa opción. El candidato de Unidos Podemos ha defendido que la socialdemocracia ya no tiene el mismo significado que se le atributó en el siglo XX porque las condiciones geopolíticas han variado desde entonces y, en plana campaña por suavizar la imagen de radicalidad que intentan endosarle sus adversarios, se ha postulado como líder para conquistar esa franja ideológica. Apelando a la alianza con Alberto Garzón, el secretario general de Podemos ha expresado su deseo de abrirse a un electorado transversal alejado de los extremos, y se ha definido como socialdemócrata, patriótico y plurinacional.

"Marx y Engels eran socialdemócratas", ha defendido Iglesias, quien ha mostrado su determinación para "abrir" y "ocupar" un "nuevo espacio socialdemócrata" de ahora en adelante, convencido de que Unidos Podemos es la fuerza capaz de amalgamar unos valores que desde la transición han sido el emblema del PSOE. Convencido que de la "oportunidad histórica" de que por primera vez otro partido tenga posibilidades reales de ser la alternativa de gobierno al PP, Iglesias ha argumentado que más allá de las etiquetas preconcebidas laten los ideales que quiere defender. Incluso ha llegado a plantear la necesidad de redefinir uno de los conceptos básicos postulados por el PSOE, el de la articulación de España como estado federal, asumido por la dirección socialista desde la Declaración de Granada. "Es necesario también, con la vieja socialdemocracia, abrir un debate de país, un debate sobre qué es federalismo hoy y cuáles son las soluciones jurídicas en términos democráticos para que se abandone el enfrentamiento", ha planteado en referencia al conflicto con Catalunya. 

HUMILDAD HISTÓRICA, PERO CUENTAN LOS VOTOS

En un tono profesoral, Iglesias ha disertado acerca de qué significa ocupar ese nuevo espacio, y ha admitido que para ello está dispuesto a mostrar "humildad histórica" para reconocer que Unidos Podemos necesitará al PSOE tras el 26-J, partido al que ha definido como la "vieja socialdemocracia". A pesar de insistir en esta obligatoriedsad de pacto, ha advertido a Pedro Sánchez que el baremo que definirá el triunfo electoral esta vez no será la prepresentación parlamentaria sino el cómputo de las urnas. "Gana las elecciones quien más votos tiene" ha respondido a la pregunta sobre qué sucederá si Unidos Podemos logra superar a Sánchez en número de papeletas pero no en su traducción en diputados.  

Aún así, ha insistido: "Necesitamos una alianza con la vieja socialdemocracia" y ha planteado que el futuro del país estará en buena medida definido por la decisión que tome el PSOE ante la disyuntiva que se abrirá en la noche electoral: pactar con el PP o con Unidos Podemos. En este escenario ha retado a Pedro Sánchez a que plantee a los militantes socialistas qué pacto prefieren en un referéndum interno.  "De la decisión que tomen después del 26-J dependerá su futuro. Me resisto a pensar que esto tiene que ver con las tonalidades emocionales de los diferentes dirigentes y espero que estén a la altura", ha aventurado.

El secretario general de Podemos ha acudido al Ritz por cuarta vez. En esta ocasión acompañado y presentado por su socio de coalición, el recién elegido coordinador federal de IU, Alberto Garzón, a quien el presentador se ha referido como "número dos por Madrid". Desde la tribuna, el diputado malagueño, ha elogiado la visión política de Iglesias, y no ha desmentido ese error. Garzón es el quinto en el cartel. El número dos lo ocupa el secretario político, Íñigo Errejón.

0 Comentarios