Ir a contenido

renuncia a la alcaldía de Girona

Puigdemont asegura que su paso por la presidencia solo es "temporal"

El 'president' minimiza las advertencias de Rajoy porque "es un presidente en funciones que hace declaraciones en funciones"

Reitera que no tiene miedo y elogia el municipalismo porque ha sido "la escuela" que le ha enseñado a hacer política

Ferran Cosculluela

Carles Puigdemont ha asegurado que no tiene en cuenta los comentarios de Rajoy tras su investidura porque se trata de un presidente en funciones.  / ICONNA / JOAN CASTRO / VÍDEO: ACN

Declaraciones de Carles Puigdemont sobre los comentarios de Rajoy tras su investidura
Carles Puigdemont, en su despacho del Ayuntamiento de Girona.

/

Si el domingo fue el día del solemne debate de investidura del nuevo presidente de la Generalitat en el Parlament de Catalunya, este lunes ha sido la jornada del emocionado pleno municipal extraordinario del Ayuntamiento de Girona en el que Carles Puigdemont ha comunicado su renuncia a la alcaldía de la ciudad. Un abandono obligado tras ser escogido para un cargo que solo será “temporal”, tal y como dejó claro en la conversación de tres cuartos de hora que mantuvo con Artur Mas cuando el ‘expresident’ le solicitó que asumiera el puesto, el pasado sábado.

A la salida del pleno, Puigdemont ha explicado que no tiene intenciones de presentarse de nuevo a la presidencia y que no quiere que en su partido se piense que ha aceptado asumir el puesto para estar mejor posicionado cuando se acabe la legislatura. “He aceptado asumir la presidencia porque estamos en unas circunstancias excepcionales y porque me siento leal al presidente Mas y al proyecto de país”, ha declarado.

Carles Puigdemont

PRESIDENTE DE LA GENERALITAT

“He aceptado asumir la presidencia porque estamos en unas circunstancias excepcionales"

El que será jefe del nuevo ‘Govern’ ha relatado que, a pesar de que los días previos al acuerdo entre la CUP y Junts pel Sí sabían que había una voluntad de entendimiento (debido a su mediación como presidente de la Associació de Municipis per la Indepenència), no fue hasta el pasado sábado que tuvo noticias de que el pacto pasaba por una presidencia de consenso. “Fue entonces cuando Artur Mas me pidió que asumiera esta responsabilidad y yo le plantee algunos interrogantes. En la conversación las cosas quedaron claras y entendí que era un encargo que no podía rehuir”, ha precisado.

El nuevo alcalde

Los portavoces de los grupos municipales de la oposición le han deseado suerte en su nuevo camino, no sin recordarle la lista de las principales tareas pendientes que aún quedan en la ciudad de Girona. Tras la renuncia de Puigdemont, la teniente de alcalde Isabel Muradàs asume provisionalmente la alcaldía hasta que se nombre el nuevo responsable del Gobierno municipal, una designación que se aprobará en un pleno que debe celebrarse en los próximos diez días. El grupo municipal de CDC se ha reunido para hablar sobre el futuro alcalde de la ciudad, un cargo para el que se barajan tres nombres: la propia Muradàs, la regidora de Urbanismo, Marta Madrenas, y Carles Ribas, portavoz del grupo y regidor del Proyecto Ferroviario de la ciudad (10 regidores sobre 25).

ABIERTO AL DIÁLOGO

Más allá de los aplausos, abrazos y algunas lágrimas que se derramaron antes, después y durante el pleno, Puigdemont ha defendido el municipalismo “como la escuela” que le ha enseñado a hacer política. “No habría sido capaz de asumir la presidencia sin esa experiencia política. Además con la suerte de estar con un Gobierno en minoría (10 ediles sobre 25), que te hace evitar las pulsiones de los gobiernos con mayoría absoluta, que a veces hemos padecido, y que te hace tener este carácter imprescindible de diálogo”, ha insistido.

Tal y como hizo en su discurso de investidura, Puigdemont ha recordado a sus conciudadanos que Girona es su ciudad y que se siente “muy honrado” de poderl servirle ahora como ‘president’. “Seguiré el espiritu de hacer política que hemos hecho aquí. Hemos de hacer gobiernos para todos, con respeto y formas adecuadas. No es verdad que en este país las diferencias ideológicas nos dividan, podemos discrepar abiertamente pero, al final, ser todos ciudadanos de una sociedad democrática y sólida. Es el espíritu 'gironí' de hacer política”, ha afirmado.

El nuevo presidente de la Generalitat, que ha sido arropado en su renuncia a la alcadía por los ‘consellers’ Meritxell Borràs (Governació), Santi Vila (Territori i Sostenibilitat) e Irene Rigau (Ensenyament), además de por gran número de cargos públicos y altas personalidades de Girona, ha reconocido que ha sido una jornada “muy emotiva”, tanto para él como para otras personas, lo que todavía le ha “conmovido” más.

SIN MIEDO AL DESAFÍO

Como ya prometió en el Parlament, Puigdemont ha reiterado que volcará todos sus esfuerzos para sacar adelante el difícil proyecto en el que se ha embarcado. Un desafío al que se enfrenta “sin miedo”, tal y como ha dejado claro en su primer comentario sobre las declaraciones del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que ha advertido que el Estado aplicará todas las medidas necesarias para evitar la ruptura de España.

Carles Puigdemont

presidente de la generalitat

"No es verdad que en este país las diferencias ideológicas nos dividan, podemos discrepar abiertamente"

“Mariano Rajoy es un presidente en funciones y, por tanto, hace declaraciones en funciones. No me interesa tanto lo que diga un proyecto que se acaba, me interesa lo que tenga que decir el proyecto que tenga que venir en el futuro, si es que viene, porque por el momento los deberes que hemos hecho en Catalunya, en España creo que aún no los han hecho”, ha afirmado.

Puigdemont ha recordado que, como alcalde, ya ha padecido esos “movimientos” que vienen de Madrid. “Aun estamos siendo investigados por la Audiencia Nacional por el apoyo (del Ayuntamiento de Girona) a la declaración de soberanía del Parlament. Si dejamos que el miedo nos paralice, nunca progresaríamos y nunca haríamos nada por la gente”, ha insistido. 

0 Comentarios