Ir a contenido

LA INVESTIGACIÓN DEL JUZGADO DE EL VENDRELL

La caja fuerte y el cerrajero

El juez llama a un operario para poner al descubierto 80.000 euros y papeles de Rosell

RAFAEL MORALES / J. G. ALBALAT / EL VENDRELL / BARCELONA

«¿Pero qué se ha creído? ¡Usted sabe que eso está bajo secreto de sumario!», contestó por teléfono, indignado, el cerrajero que ayer acudió a los juzgados de El Ven-

drell (Baix Penedès) sobre si había cobrado por su trabajo de abrir una caja fuerte en el marco de la investigación por el caso del 3%. El contenido de la caja se atribuye a Josep Antoni Rosell, director general de Infraestructures de la Generalitat, aunque sus abogados no aceptan la validez de la prueba. La diligencia judicial se alargó durante siete horas debido, entre otras cosas, a que el cerrajero quiso asegurarse de que iba a cobrar inmediatamente después de realizar su trabajo, pero ni el juzgado ni la Guardia Civil le daban garantías.

Las diligencias que ayer llevó a cabo el juez Josep Bosch dentro de la investigación se intuían rápidas y sin complicaciones. Se trataba de conocer el contenido de cuatro maletines y una caja fuerte que uno de los abogados de Rosell calificó la semana pasada como «caja mágica», porque no sabían de dónde había salido ni qué contenía. Los investigadores, que el día 21 detuvieron a Rosell y a otra decena de personas, buscan documentación que acredite el pago de comisiones a la fundación CatDem, vinculada a CDC, a cambio de adjudicaciones de obras públicas.

Rosell y sus abogados llegaron a los juzgados de El Vendrell poco después de las nueve de la mañana. Cinco minutos más tarde, varios agentes de la Guardia Civil descargaron de una furgoneta sin distintivo cuatro maletines y una pequeña caja fuerte  en bolsas de plástico. Se trataba de abrirlo todo en presencia de Rosell y tomar acta del contenido.

El contenido

Hacia las once de la mañana se produjo un receso y corrió la voz de que hacía falta un cerrajero para abrir la caja fuerte. El que encontraron se negaba a ir si previamente no le aseguraban el cobro. A las 13.40 llegó un cerrajero de una empresa de Tarragona, a media hora de camino. La Guardia Civil lo convenció para que hiciera el trabajo y seguidamente presentara la factura.

En la caja fuerte, según fuentes de la investigación se encontraron 80.000 euros y diversa documentación relacionada con las empresas donde Rosell había trabajado anteriormente, según fuentes de CDC. Una de ellas es la que ejecutó el proyecto del canal Segarra-Garrigues, adjudicado en el 2002 por 1.100 millones de euros a un grupo en el que estaban FCC y Agbar. Ninguno de los documentos está relacionado con la fundación CatDem ni con CDC, aseguraron a EL PERIÓDICO las mismas fuentes del partido nacionalista.

La intervención judicial se alargó también debido a la necesidad de registrar con detalle la documentación de los maletines. Se abrieron los cuatro, pero no se pudo revisar todo el contenido, una tarea que proseguirá el jueves y a la que el juez ha invitado a Rosell para que también esté presente.

«La gente tiene que saber que las adjudicaciones se hacen bien y que Rosell ni ejecuta, ni da órdenes ni decide», insistió ayer en destacar Jordi Ventura, uno de los dos letrados que asistió al alto directivo de la Generalitat. Añadió que desde que Rosell accedió al cargo hace cuatro años «solo ha habido una queja por las adjudicaciones».

«¿Pero la caja fuertes es o no es de Rosell?», le preguntaron. «Nosotros hemos estado de cuerpo presente y nada más», contestó Ventura para aclarar que su cliente «se abstiene de hacer declaraciones» debido al secreto de sumario. También se mostró tranquilo por las diligencias practicadas ayer. «No nos afectan», dijo.

0 Comentarios
cargando