Ir a contenido

Barómetro Político de España

Las europeas solo motivan a uno de cada cinco españoles

La mayoría ve a la Eurocámara decisiva y cree que pertenecer a la UE es positivo

El PP ganaría las elecciones con un auge de las minorías y un 57% de indecisos

JOSE RICO
BARCELONA

A un año para las elecciones europeas, se atisba otro récord negativo de participación en estos comicios, que son, con diferencia, los que motivan menos al electorado. Y ello a pesar de que, con la que está cayendo, las instituciones comunitarias conservan una buena imagen entre los ciudadanos. La mayoría de los españoles opinan que el Parlamento Europeo incide de manera importante en su vida y consideran que pertenecer a la UE es mejor que estar fuera de ella, pero solo el 20% otorga importancia a las elecciones europeas, que se celebrarán el 25 de mayo del 2014. Casi seis de cada 10 españoles todavía no tienen claro cuál será su voto.

El Barómetro de España elaborado por el GESOP para EL PERIÓDICO refleja que para un 79% de los ciudadanos, las decisiones que toma Bruselas afectan mucho o bastante a su vida, mientras que solo un 18% considera que son inocuas. En los cuatro últimos años, la percepción de que la Eurocámara es un órgano importante ha crecido 17 puntos, un dato que engarza con que buena parte de las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno desde que estalló la crisis económicas han sido promovidas desde el Consejo o la Comisión europeos, orillando con ello el papel de la Eurocámara, que es el órgano donde reside la soberanía.

Seguramente este hecho explica el amplio desapego hacia las elecciones del año que viene. Solo el 20% da mucha importancia a esos comicios, aunque un 37,3% opina que son bastante importantes. En cambio, para un 37,6% tienen poca o ninguna significación. Esta desafección no impide que casi la mitad de los entrevistados (45,5%) considere beneficiosa la pertenencia de España a la UE, aunque ya casi un tercio (31,2%) comienza a ver más aspectos negativos que positivos en la Unión.

INTENCIÓN DE VOTO / En este contexto, la abstención vuelve a ser la amenaza principal de unas elecciones que hoy presentan un saco de indecisos del 57,4%. También influirá en ellas las coaliciones que las fuerzas minoritarias acaben forjando, sobre todo en Catalunya, donde se especula con la opción de que CiU y ERC se presenten juntas, o que puedan acordar un programa común, o incluso que los comicios se conviertan en un plebiscito sobre el Estado propio. A expensas de los acontecimientos, el PP vencería de nuevo con cuatro puntos de ventaja sobre el PSOE, pero ambos se dejarían 10 puntos respecto a sus resultados del 2009. Los populares pasarían de 24 a 20 o 21 eurodiputados y los socialistas, de 23 a 17 o 18. Como sucede en el mapa político español, IU y UPD crecerían significativamente, pudiendo llegar a ocho escaños el partido de Cayo Lara y seis el de Rosa Díez. También como ocurre en Catalunya, CiU cedería terreno a ERC, aunque ambas fuerzas podrían empatar a dos escaños, caso de presentarse por separado.

0 Comentarios
cargando