Ir a contenido

ENREVISTA CON EL SECRETARIO GENERAL DE ESQUERRA REPUBLICANA DE CATALUNYA

Joan Ridao: «Si hay primarias para la lista de las generales, me presentaré»

JOSE RICO
BARCELONA

-¿Cómo ha llegado a la conclusión de que no debe plantar batalla en el congreso de ERC?

-Como secretario general, llevo tres años luchando para reconstruir los trozos en que quedó dividido el partido tras el congreso del 2008. Siempre he defendido la unidad y he dicho que no había margen para la confrontación. Eso ha pesado más que mi opción legítima de presentar un proyecto de izquierda nacional, combinando la experiencia con la renovación.

-En sus negociaciones con Oriol Junqueras, ¿las diferencias han sido más por nombres o por ideas?

-Le pedí claridad en la estrategia y no he aclarado qué quiere hacer, si preservar el espacio de izquierda nacional o abonar un frente patriótico. Al pedirle generosidad para integrar en su equipo a algunas personas, me encontré la puerta cerrada. Si se hubiera producido una renovación total, sería más coherente. Al final, ha pesado más el continuismo que la renovación.

-¿Le pidió también repetir como candidato a las generales?

-Me dijo que su intención es hacer primarias, algo que me parece correcto porque es escrupulosamente democrático y porque no temo al escrutinio de la militancia. Pero yo no le había preguntado por el método, sino por su preferencia como candidato. No me respondió.

-Si hay primarias y dice no teme el escrutinio de la militancia, ¿eso significa que se presentará?

-Muy probablemente, sí. Sobre todo, para defender el trabajo hecho en Madrid. Creo que podemos aguantar muy dignamente el cartel. Y si no hay primarias, quedaré a disposición de la nueva ejecutiva.

-¿Y si Junqueras le propone repetir, dará un incondicional?

-Habría que aclarar varios elementos. No podemos diferir al 100% en la estrategia. En Madrid, la derecha españolista tendrá una hegemonía asfixiante. Más que nunca, hay que vincular el derecho a decidir con el bienestar social y la igualdad.

-Pese a su esfuerzo por centrar el debate en las ideas, ¿cree que al final han ganado los sectores que exigían nombres en la ejecutiva?

-No quiero juzgar las tácticas de cada uno. Reconozco que la candidatura de Junqueras puede ser mayoritaria, pero no es unitaria. Puede que sea la minoría más organizada en estos momentos en Esquerra. Es una suma de algunas sensibilidades. Yo quería añadir gente, no restarla.

-¿Eso significa que temía una derrota en caso de postularse?

-De haberme presentado, muy probablemente habría perdido. Como mucho, podría haber obtenido una victoria pírrica. Pero no es eso lo que me mueve. Ha pesado más la voluntad de cauterizar las heridas, pasar página y conjurar el peligro de la división. No me daba miedo perder, pero creo que he tomado la decisión correcta. La sola imagen de varias candidaturas no era deseable.

-¿Sospecha que Junqueras quiere encaminar ERC hacia CiU?

-Hay gente en el partido que apuesta por que ERC sea independentista y basta. Eso es tener vocación minoritaria, y no vocación de gobierno. Hay quien quiere convertir el partido en una especie de mercería, una botiga de betes i fils con una parroquia fiel. En un contexto de crisis, el independentismo debe tener más rostro social que nunca y ocupar el espacio progresista. Si lo abandonamos, lo ocuparán otros, y será un desastre para el país.

-Con este diagnóstico, ¿ERC corre el peligro de quedarse aislada?

-Puede quedar minorizada si solo aspira a reconstruir un espacio minoritario independentista. La solución es ensanchar las fronteras y abrirse a la sociedad. Lo que minoriza es tener un discurso monotemático. ERC tiene 10 diputados, no 70, y como no puede proclamar la independencia, tiene que aspirar a crecer y ganar adhesiones.

-A partir de ahora, ¿cuál será su papel en el congreso de octubre?

-Mantendré una actitud respetuosa y neutral, pero no me inhibo. No tomaré partido por ningún candidato, pero aportaré mis ideas a la ponencia en forma de enmiendas.

-¿Se ha sentido decepcionado o dolido con los dirigentes con quienes ha trabajado estos años?

-Tengo muchos defectos, pero no soy rencoroso. Si lo fuese, hace tiempo que no me hablaría con mucha gente. No concibo el partido como un club de ajedrez, así que tampoco hace falta ser amigo.

-Muchos líderes de ERC devorados han terminado rompiendo el carnet. ¿Se sumará a esa lista?

-En absoluto. En Esquerra, demasiadas veces, la minoría no ha aceptado su condición. Yo acepto mi posición de minoría hasta que las circunstancias cambien.

0 Comentarios