Ir a contenido

DURANTE LA PRÓRROGA DEL PRESUPUESTO DEL 2010

El Parlament autoriza a la Generalitat a endeudarse con los votos de CiU, PSC, PP y ERC

Colell justifica la medida por la necesidad de garantizar el funcionamiento de la Administración

EFE / Barcelona

El pleno del Parlament ha aprobado hoy una ley que autoriza al Govern a ampliar el endeudamiento de la Generalitat en 2.613 millones de euros durante el año 2011, algo que el ejecutivo ha justificado por la necesidad de disponer de recursos suficientes durante el período de prórroga presupuestaria.

La ley ha sido aprobada con 115 votos a favor, correspondientes a los grupos de CiU, PSC, PP y ERC, mientras que Solidaritat y Ciutadans han votado en contra y los diputados de ICV-EUiA se han abstenido.

En la exposición de motivos, el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, ha explicado que la autorización de deuda generalmente se aprueba dentro de un presupuesto, pero dado que en esta ocasión el cambio de legislatura no ha permitido presentar los Presupuestos para el 2011 en el plazo normal y han tenido que ser prorrogados los del 2010, "hace falta una ley específica para aprobar la deuda".

Administración de servicios

Según Mas Colell, el nuevo endeudamiento permitirá cubrir tanto el déficit del 2011 como el generado de más en el 2010, y ha asegurado que permitirá "garantizar la administración de servicios y la estabilidad presupuestaria, pero también reforzar la credibilidad económica de la Generalitat".

La diputada del PSC Rocío Martínez ha justificado el voto favorable por "la necesidad de encontrar la fórmula técnica que permita el desarrollo normal de un período de prórroga presupuestaria", pero ha advertido que su grupo "no piensa ser ni cómplice ni corresponsable de una política económica que tiene toda la pinta de que supondrá un gran recorte" de las prestaciones sociales de los ciudadanos.

Por parte del PP, Enric Millo ha dicho comprender los motivos "técnicos" que justifican la ley, pero ha criticado "la política económica errática" del anterior Govern que, en su opinión, "lleva al agujero negro que hay ahora en las finanzas de la Generalitat", y ha dicho que esto "estaba cantado, pese a que algunos negaban la evidencia".

Por "responsabilidad"

Según Millo, autorizar más endeudamiento tiene que hacerse en este caso por "responsabilidad" porque, según ha dicho, básicamente sirve para "tapar agujeros", y porque "queremos que Cataluña siga siendo el motor de la economía española", aunque ha insistido en que CiU comete "un error temerario" al buscar apoyos en "la sociovergencia" (PSC-CiU).

El diputado de ICV-EUiA Joan Boada ha reprochado que el Govern aún no haya informado al Parlament sobre el plan de austeridad y ha considerado "políticamente inmoral e indecente" que se dejen de ingresar 400 millones de euros por la supresión del impuesto de sucesiones para las rentas más altas.

"Usted, señor Mas-Colell, se parece más al Sheriff de Nottingham que a Robin Hood", ha afirmado Boada.

Por parte de ERC, el diputado Sergi de los Ríos ha explicado que su grupo votaba favorablemente "por responsabilidad y coherencia con el hecho de que estamos en un período de prórroga presupuestaria", pero ha lamentado también que el plan financiero de austeridad "aún no haya entrado en el Parlament".

Alarmismo

Sergi de los Ríos ha criticado que desde el nuevo Govern o la formación que lo sustenta, CiU, "se haya cometido el error de caer en el alarmismo" sobre la situación de las finanzas de la Generalitat, algo que es lo peor que le puede pasar a una economía, y no se puede cometer una irresponsabilidad como esta".

Desde Solidaritat, Uriel Bertran, ha justificado el voto negativo de su subgrupo porque "endeudarse más no es el camino correcto para resolver el problema de fondo, que es el expolio fiscal que sufre Cataluña, ya que cada año hay 20.000 millones de euros que nos quita el Estado Español".

Cheques en blanco

Albert Rivera, de Ciutadans, ha advertido que el Parlament "no puede firmar cheques en blanco" ya que por responsabilidad los diputados tienen que saber en qué se gastará el dinero".

En el turno correspondiente a CiU, el diputado Antoni Fernández Teixidó ha respondido a las críticas de los grupos de la oposición, y ha subrayado que la situación financiera de la Generalitat es grave pero "sin caer en el alarmismo".

0 Comentarios
cargando