Ir a contenido

EN LA MONCLOA

Mas y Zapatero se reúnen por primera vez desde su pacto del Estatut

El 'president' exige margen para emitir deuda, más inversiones y los traspasos pendientes

Convergència advierte que el Gobierno traspasará "una línea roja" si no autoriza a la Generalitat a endeudarse

TONI SUST / Barcelona

Artur Mas se entrevista oficialmente con el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, por primera vez desde el 23 de enero del 2006, día en que el líder de CiU y Zapatero pactaron el Estatut que se aprobó el verano de ese año. El president, que apenas ha mantenido contactos con el jefe del Ejecutivo desde entonces, considera que fue víctima de un engaño y siempre ha denunciado que el líder del PSOE se comprometió a que forzaría al PSC a aceptar que CiU presidiera la Generalitat si la formación nacionalista era la lista más votada en las autonómicas que se celebraron a finales del 2006.

Este lunes, cinco años y 17 días después, Mas vuelve a la Moncloa como president y con una lista de reclamaciones básicamente ecónomicas. La principal, reclamar a Zapatero que autorice a la Generalitat a emitir deuda ante la desolada situación de las arcas autonómicas y la necesidad de reducir el déficit. Al margen de este punto, el president lleva en la cartera otras cuentas por saldar: quiere debatir sobre la treintena de traspasos pendientes en relación con el Estatut y exigirá que el Ejecutivo central cumpla con lo previsto tanto en el nuevo sistema de financiación como en la disposición adicional tercera de la Carta catalana, que fija una aportación para infraestructuras. El jefe del Govern reclama, asimismo, 1.000 millones de euros para el 2011 provenientes del fondo de competitividad.

"Línea roja"

El secretario general adjunto de CDC, Oriol Pujol, ha advertido al Gobierno español de que "traspasará una línea roja" si se niega a la Generalitat la posibilidad de emitir deuda pública para financiarse. El dirigente de CDC ha subrayado que Zapatero no les da "confianza" y que, por tanto, el Govern "no da por hecho nada" respecto a si podrá o no endeudarse.

Mas quiere aprovechar la reunión para reclamar a Zapatero nuevos traspasos de competencias por entender que, de la lista de 40 traspasos derivados del Estatut, 29 están aún pendientes, otros seis deben ser revisados y Mas solo da por bien realizados un total de cinco. En concreto, pedirá el traspaso de la competencia en becas para estudios universitarios y no universitarios; la evaluación de la calidad de las universidades; la ampliación de funciones, medios personales y materiales en justicia; la formación sanitaria especializada; la autorización de laboratorios farmacéuticos; la protección datos de carácter personal; protección civil; salvamento marítimo, y funciones y servicios de la Seguridad Social.

También pondrá encima de la mesa seis traspasos que quiere revisar, entre los que sobresale el de Cercanías y Regionales que hizo el tripartito, que CiU siempre ha calificado de insuficientes por considerar que se hicieron sin la titularidad de trenes, vías y estaciones. Mas quiere revisar también el traspaso de funciones y servicios de inmigración; la declaración de utilidad pública de asociaciones y aplicación de los beneficios fiscales a asociaciones y fundaciones; la ordenación y gestión del litoral; comunicaciones electrónicas e inspección de telecomunicaciones, y el del Hospital Clínico.

El presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha pedido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que "se plante" ante el Gobierno si el déficit fiscal catalán no se reduce. Y le ha emplazado a hacer lo mismo que la canciller alemana, Angela Merkel: "Merkel pide que haya un límite en la aportación de Alemania a Europa. Pues nosotros pedimos lo mismo: que debe ponerse un límite a la aportación que Catalunya hace a España", ha dicho el republicano.

Según Puigcercós, Mas debe poner a Zapatero el concierto económico encima de la mesa, ya que es la solución para acabar con el déficit fiscal que sufre Catalunya.

0 Comentarios
cargando