Ir a contenido

VOTACIÓN EN EL PARLAMENT

Artur Mas, 'president'

El líder de CiU es investido con la abstención del PSC y el 'no' del resto de los grupos parlamentarios

JOSE RICO / TONI SUST / Barcelona

Artur Mas Gavarró ya es el 129º presidente de la Generalitat de Catalunya. El Parlament ha investido al líder de CiU en la segunda votación, y por mayoría simple, gracias a la abstención del PSC, tras el pacto que ambos partidos cerraron ayer. El PPC y ERC han acabado votando en contra con el argumento de que los nacionalistas han preferido entenderse con los socialistas. El nuevo president ha obtenido 62 votos a favor, 45 en contra y 28 abstenciones.

Nada más ser elegido, Mas ha asegurado sentirse "honrado" por haber llegado a la presidencia de la Generalitat y ha agradecido en primera persona al expresident Jordi Pujol, presente en el hemiciclo, que hubiera confiado en él como sucesor en CiU. Al expresident Pasqual Maragall, que también ha asistido al pleno, le ha dado las gracias por conseguir aprobar un nuevo Estatut. Y a su antecesor, José Montilla, le ha agradecido la colaboración y su actitud "altamente institucional" durante la pasada legislatura, así como un traspaso de poderes "ejemplar".

"No me siento salvador de Catalunya, sino un humilde servidor que espera serle útil al país. Deseo que a mi sucesor le pueda dejar una Catalunya mejor y orgullosa de sí misma", ha proclamado Mas en su primera intervención como president electo. La toma de posesión tendrá lugar el próximo lunes en el Palau de la Generalitat.

Cartas sobre la mesa

Las cartas habían quedado sobre la mesa con el acuerdo de investidura que alcanzaron ayer CiU y el PSC. Antes de que comenzase la segunda sesión del pleno de investidura, Mas y el presidente del grupo parlamentario socialista, Joaquim Nadal, ha rubricado el pacto. Ya en el hemiciclo, aún como candidato a president, Mas ha abierto el debate reconociendo que el acuerdo solo es válido para su investidura, y que en ningún caso es un pacto de gobernabilidad. "Tampoco garantiza la estabilidad parlamentaria", ha asumido.

No obstante, el nuevo president ha tendido la mano al resto de grupos para cerrar "acuerdos puntuales o permanentes", ya que, como ha admitido abiertamente, no descarta quedarse en minoría en alguna ocasión a lo largo de la legislatura. Nadal ha justificado su gesto a favor de facilitar la investidura de Mas por "responsabilidad de país" y para garantizar la "continuidad institucional". "No ayudamos a CiU, ayudamos al país. Señor Mas, le siguen faltando seis diputados", ha subrayado el portavoz socialista.

INMERSIÓN LINGÜÍSTICA

Mas ha evitado pronunciarse sobre el fallo del Tribunal Supremo acerca de la inmersión lingüística hasta que la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha puesto el asunto sobre la mesa. Entonces, el líder nacionalista ha asegurado que, al contrario de lo que sostienen algunas interpretaciones de la resolución, la inmersión lingüística no corre peligro, ya que la sentencia se limita a la denuncia de tres familias. Camacho ha justificado en este punto en el programa soberanista de CiU su 'no' a la investidura.

Pero el president electo ha ido más allá y ha elevado el tono conciliador que mantenía en los últimos días con el PPC, a la espera de su posición respecto a la investidura. Después de que Camacho confirmase su voto contrario, Mas ha atacado a los populares a cuenta del catalán, y les ha acusado de intentar "destruir" la convivencia lingüística en Catalunya. Camacho le ha emplazado a cambiar el modelo educativo actual para acatar y cumplir la sentencia.

Principio de sociovergencia

Pero todos los grupos que finalmente han votado en contra han coincidido en algo. Todos ven detrás del acuerdo el principio de una "sociovergencia parlamentaria" los próximos cuatro años. Joan Herrera (ICV-EUiA), hoy más combativo con el PSC que con CiU, ha afirmado que la alianza entre convergentes y socialistas "no es la mejor noticia" para la izquierda catalanista porque no representa su "sentimiento".

Por su parte, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha lamentado que Mas no haya aceptado tres de sus condiciones para abstenerse en la investidura. Una de ellas era la constitución de una ponencia sobre el concierto económico, algo que el líder de CiU ha considerado equívoco porque en su programa electoral se hablaba de "pacto fiscal en la línea del concierto económico".

Posiciones antagónicas

Los dos miembros del Grupo Mixto también han votado en contra, aunque por razones diametralmente opuestas. El líder de Solidaritat, Joan Laporta, ha insistido en reclamar a Mas que camine hacia la independencia de Catalunya y le ha reprochado falta de "humildad" y "liderazgo", mientras que el líder de Ciutadans, Albert Rivera, ha exigido al nuevo president que no se convierta en un "insumiso" y cumpla la sentencia del Supremo sobre el modelo educativo catalán.

La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, celebrará mañana una audiencia con el Rey para comunicarle la elección del nuevo president y que el jefe del Estado firme el decreto de nombramiento, que será publicado el lunes en el Boletín Oficial del Estado y el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya.

0 Comentarios
cargando