Ir a contenido

LA CLAVE

Los expresidentes Artur Mas y Carles Puigdemont, este jueves, en Bruselas.

El efecto Puigdemont

Olga Grau

La marcha independentista en Bruselas ha sido un éxito rotundo, pero la pregunta es a quién beneficia este primer gran acto de campaña electoral para el 21-D, si a ERC o a JxCat

Las calles de Bruselas no son por lo general escenario de manifestaciones multitudinarias. Ni siquiera en los peores momentos de la crisis del euro, cuando media Europa bramaba contra la austeridad, se organizaron marchas llamativas en la capital que alberga las instituciones europeas. Quizás por eso los belgas todavía recuerdan la Marche Blanche del 20 de octubre del 1996 cuando más de 300.000 personas salieron en silencio a protestar por la inexplicable descoordinación de las autoridades belgas en la detención del pederasta asesino Marc Dutroux. Desde entonces, los belgas no habían vuelto a ver una marcha como la manifestation des catalans, que reunió a más 45.000 personas en la capital europea. 

El éxito de la convocatoria ha sido rotundo e incontestable. Pero más allá de las reivindicaciones a los ojos de Europa de liberación de los políticos presos y de la restitución del Govern que defienden legítimo, la pregunta es a quién beneficia este primer gran acto de campaña electoral para el 21-D. Según la última encuesta del GESOP, la lista de JxCat que lidera Carles Puigdemont atrapa a Oriol Junqueras. ERC ha perdido en los últimos dos meses una quincena de diputados, de los que una decena han pasado a JxCat. Todo parece indicar que Marta Rovira, que por cierto, igual que Inés Arrimadas (C’s), no supo acertar en un reciente debate televisivo la tasa de paro de Catalunya, no tiene el mismo tirón que Junqueras en el cuerpo a cuerpo. Y mientras el lider de ERC está en la cárcel sin posibilidad de hacer campaña, Puigdemont sí tiene voz y la alza con fuerza día sí y día también desde Bruselas.

Los independentistas que llegaron por tierra y aire a la capital belga eran indistintamente de JxCat, de ERC y de la CUP, pero hubo ayer un cierto malestar en las filas republicanas por el hecho de que fuera el president cesado quien se llevara el rédito político. El bloque independentista no crece, según los sondeos. Lo que baja ERC, se compensa con JxCat. Puigdemont aparece, por ahora, como el mejor activo del independentismo obviando como podría llegar a recoger el acta de diputado desde Bruselas. Ha empezado la campaña.
 

0 Comentarios
cargando